La Policía de Sevilla desaloja una fiesta en una vivienda de la calle General Polavieja

Los vecinos alertaron a los agentes por el fuerte ruido procedente de la reunión, en la que participaba una docena de jóvenes

La Policía Local de Sevilla ha desalojado en la madrugada de este viernes una fiesta en una vivienda de la calle General Polavieja, en el Centro de la capital hispalense. Según informa Emergencias Sevilla en su perfil de Twitter, los agentes acudieron a un piso de la citada calle tras las llamadas de los vecinos, que alertaban de un fuerte ruido. Cuando llegó la Policía se encontró a una docena de jóvenes, consumiendo alcohol y sin respetar las medidas y la distancia de seguridad anti Covid.

Con el fin del estado de alarma hace casi dos semanas y por tanto la eliminación del toque de queda y las restricciones del derecho de reunión y movilidad, se han intensificado los controles antibotellón en las calles, aunque las fiestas privadas en el interior de pisos y locales continúan siendo un objetivo a erradicar entre las fuerzas policiales. No sólo porque podrían ser un foco de contagio del coronavirus sino porque, normalmente, chocan con la convivencia. Lo mismo ocurre con los locales de restauración y ocio.

En este sentido, vecinos del entorno de la Alfalfa se han organizado para realizar caceroladas para reivindicar su derecho al descanso y protestar por el ruido que provocan los clientes de los bares de copas por la noche, un problema del que se quejan desde hace años, pero que ha empeorado con el fin del estado de alarma y la vuelta de la apertura de estos locales hasta las 2,00 horas.

Según ha explicado en declaraciones a Europa Press Silvia de Carrión, una vecina afectada, estas caceroladas se hacen para concienciar a los ciudadanos, pues los clientes, cuando cierran los bares, «lo que hacen es quedarse en las calles aledañas cantando, gritando» y no aguantan más.

Asimismo, censura que los 14 locales en la calle son pequeños y «hacen de la calle la extensión de su bar», por lo que ya antes de que llegue la hora del cierre la gente provoca ruido a los vecinos.

Esta vecina lamenta que llaman a la Policía Local y entienden que «no puede estar pendiente de ir detrás de los ciudadanos», pero afean que «si un bar ha sido precintado varias veces, por que no se echa su cierre».

Fuente: ABC

Redacción

Entrada siguiente

La pandemia se instala en la meseta de la cuarta ola

Vie May 21 , 2021
Suma más contagios que el día anterior pero en la línea de las jornadas previas y fija su tasa de incidencia en 216 casos Salud hará cribados poblacionales en Palomares del Río, Écija, La Luisiana, Alanís y El Viso del Alcor.  La provincia de Sevilla ha registrado este jueves un total […]