¿Un «insulto» al traje de flamenca? Semidesnudos, trasparencias y batas de cola en la Feria de Abril

Las redes calientan el debate sobre los cánones del estilismo apropiado ante la cantidad de modelos transgresores vistos en el real 

Uno de los modelos de la flamenca más «comentados» esta Feria de Abril

Se volvió a liar. Como no podía ser de otra manera, la Feria de Abril ha regresado con fuerza al real de Los Remedios y, con ella, el derroche de moda flamenca que nos han venido brindando las mujeres ataviadas con el traje típico de la fiesta. Entre la gran variedad de modelos que han desfilado por el recinto se han dejado ver jóvenes con batas de cola, trajes completamente trasparentes y dejando partes del cuerpo al desnudo. Las imágenes difundidas en redes sobre estas originales propuestas están calentando el debate entre quienes consideran que la vestimenta tradicional de la mujer flamenca se ciñe a unas reglas y quienes piensan que la transgresión también forma parte de la moda. 

«Mamarrachadas, basura, ganas de llamar la atención, chabacanería, sin sentido, ridículo máximo por un minutito de gloria», son algunos de los calificativos con los que los más puristas definen los trajes más innovadores que han podido verse este año en la Feria de Abril y que Pilar Fuertes, colaboradora de opinión de Diario de Sevilla, ha recopilado de Twitter.

Entre sus más de 1.500 comentarios, defensores de la evolución del traje de flamenca hacia estos nuevos diseños y detractores de todo aquello que suponga un «insulto a las tradiciones», que según Wikipedia, imponen que el traje de gitana o de flamenca está formado por un patrón básico que se compone de «traje enterizo ceñido al talle y con escote, mangas cortas y falda adornadas con volantes. Una pieza tradicional eran las enaguas almidonadas con uno o varios volantes, que cumplen la función de dar volumen a la falda». Este atuendo se completa con un «zapato ceñido con trabillas para facilitar el baile». 

Como complemento fundamental, un «pañuelo de talle en seda rematado con flecos, denominado mantoncillo en su versión de tres picos. Se luce cruzado sobre el pecho, cogido con alfiler o también a la cintura». En cuanto al peinado, «el pelo suele ir recogido con un tocado de moño bajo adornado con peineta, peinecillos y flores».

Versiones sobre esta descripción hemos visto miles: gran parte de las mujeres adaptan este modelo básico a sus propios gustos incorporando ciertas variaciones que benefician a su figura, le favorecen al rostro o simplemente le aportan mayor comodidad, y es cierto que la nueva ola de jóvenes diseñadores ha dejado patente en las últimas pasarelas el gusto por reinterpretar el traje de traje de flamenca. 

Fuente: Diario de Sevilla

Redacción

Entrada siguiente

Carlos Alcaraz, una escalada que no tiene techo

Lun May 9 , 2022
El murciano ya es el número 6 del mundo a dos semanas de Roland Garros Desde que lo introdujo en su academia siendo alevín, Juan Carlos Ferrero no ha parado de insistir a Carlos Alcaraz en la importancia de ir paso a paso, de ser meticuloso y completar todas las etapas sin […]