Sevilla alcanza los 230.652 parados, el peor registro en seis años, que no incluye los trabajadores en ERTE

La provincia sumó 4.796 nuevos desempleados en el mes de enero 

Huelva es la única provincia andaluza donde bajó el desempleo en el primer mes del año

Enero es tradicionalmente un mal mes para el empleo, por la finalización de las contrataciones que genera la campaña de Navidad, y este año las circunstacias extraordinarias provocadas por la crisis del coronavirus aún deprimen más el mercado de trabajo.

La provincia se Sevilla alcanza los 230.652 desempleados tras sumar 4.796 en enero, lo que supone un aumento mensual del 1,88%, según los datos que acaba de publicar el Ministerio de Trabajo y Economía Social. Esta cifra es la más alta desde abril de 2016.

Este repunte está, prácticamente, en la media de Andalucía, donde el desempleo ha aumentado un 1,90%, con 18.249 personas más apuntadas en las listas del Servicio Andaluz de Empleo (SAE), hasta alcanzar un total de 987.686 desempleados en la comunidad autónoma. 

El sector servicios, en el que se incluyen actividades muy sensible a las medidas de restricción social impuestas por la crisis del coronavirus, es el que ha soportado casi toda la pérdida de empleo. En concreto, ha sumado 19.565 nuevos parados en enero en la comunidad autónoma, a gran distancia de la agricultura, con 1.772, y la industria, con 630. 

Solo han compensado en parte la pérdida la construcción, que mantiene el pulso económico y laboral y resta 1.849 desempleados, y el colectivo sin empleo anterior, con 1.869 personas menos apuntadas al paro en Andalucía.

La provincia de Huelva registró 1.851 desempleados menos en enero, y es la única andaluza, y entre las pocas en toda España, donde baja el desempleo. Solo las cuatro provincias gallegas y la ciudad autónoma de Ceuta han terminado enero también con menos parados. Su tirón agrícola, que ha restado 2.193 parados, está detrás la buena evolución del mercado laboral onubense. 

La evolución regional también está levemente por debajo del promedio de España, donde el paro aumenta un 1,96%, hasta los 3.964.353. Hay que tener en cuenta que en estos datos no se incluyen los trabajadores que tienen congelado al estar incluidos en Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE).

En cifras interanuales (de enero a enero), el paro sube un 19,11% en la provincia de Sevilla, con 37.000 personas más, tres puntos por debajo de la subida media en Andalucía (22,53% y 181.596 desempleados más en los últimos doce meses). La media de subida nacional ha sido del 21,84%, un punto por debajo del promedio andaluz.

Según los datos del Ministerio de Trabajo, el paro registrado en el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) al finalizar el mes de enero ha subido en 76.216 personas respecto del mes anterior. Sin embargo, el paro desestacionalizado se reduce en 17.544 personas.

El número de personas desempleadas inscritas siempre ha repuntado en todos los comienzos de año que constan en la serie histórica. En enero de 2021, «pese a coincidir con un momento delicado de la crisis sanitaria que ha hecho imperativas medidas restrictivas de la actividad económica», el incremento del desempleo es un 15,5% inferior al de enero de 2020, destaca el departamento de Yolanda Díaz.

Previamente, solo en tres ocasiones desde 2008, el aumento del número de personas inscritas fue menor.

ERTE por fuerza mayor

Para evitar que la destrucción de empleo pueda ser mucho mayor, el Gobierno aceptó, a propuesta de los empresarios, prorrogar los ERTE desde el 1 de febrero hasta el 31 de mayo, en condiciones similares a las existentes hasta ahora. El nuevo Real Decreto Ley contempla la prórroga de todos los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo de fuerza mayor basados en causas relacionadas con la Covid-19, incluyendo los ERTE por impedimento a la actividad y los motivados por limitaciones a la misma.

Los ERTE, han sido el instrumento que se ha utilizado para paliar las consecuencias en el mercado laboral de la crisis del coronavirus. Gracias a esta normativa, las empresas pueden suspender o reducir contratos mientras que los trabajadores pueden cobrar una prestación. La diferencia con los ERE radica en que estos conllevan la extinción del contrato de trabajo, mientras que en los ERTE se mantiene el contrato durante la crisis del coronavirus. 

Dentro de esta normativa, los ERTE por causa mayor son los que tienen como causa directa la pérdida de actividad por la pandemia y la declaración del estado de alarma, regulados en el artículo 22 del Decreto-ley 8/2020. En cualquiera de los casos, estas causas siempre son ajenas a la empresa.

Fuente: ABC

Redacción

Entrada siguiente

Una pareja se casa en el hospital minutos antes de ser intubados por coronavirus

Mar Feb 2 , 2021
Ha ocurrido en el Hospital Verge de la Cinta de Tortosa (Tarragona) y la pareja ya había iniciado anteriormente los trámites para oficializar la unión, pero aún no habían podido llevarla a cabo El Hospital Verge de la Cinta de Tortosa (Tarragona) fue escenario el pasado viernes de una emotiva […]