5 agosto 2020

Sevilla.net

LA WEB DE LOS SEVILLANOS

Javier Tello, el estudiante con 38 matrículas de honor en la Universidad de Sevilla

Obtuvo la nota más alta en Selectividad en 2015 y ahora acaba Derecho y ADE de forma brillante

Se llama Javier Tello Farfán de los Godos Villagrán, tiene 23 años y acaba de terminar la carrera de Derecho y ADE en la Universidad de Sevilla con 38 matrículas de honor y una media de 9,47.

Lo suyo es doble mérito porque, además de haber sacado esa ristra de menciones honoríficas en el doble grado, no es la primera vez que bate récords ya que en el año 2015 logró la nota más alta en la Selectividad con un 9,90 en la fase general y un 13,6 en la específica. Eso fue hace cinco años y ahora vuelve a obtener unos excelentes resultados universitarios.

«Al empezar la carrera estuve mirando en internet y encontré un caso de un estudiante que había sacado 35 matrículas de honor y pensé:tengo que superarlo». Y así lo ha hecho. Estudiando hasta conseguir batir ese récord.

¿Cual es el secreto para obtener esas excelentes calificaciones? Según dice, la constancia. Estudiar todos los días y mantener ese hábito. Evidentemente no se echan las mismas horas durante la época de exámenes que el resto del año. Pero, por supuesto, es partidario de ir a clase. Y no se olvida de los «excelentes» profesores que ha tenido en estos años de facultad.

Como otros estudiantes, ha visto como su último año de facultad quedaba interrumpido por la epidemia del coronavirus. Y, de hecho, la última matrícula de honor la obtuvo en uno de los primeros exámenes presenciales que se hicieron en la facultad de Derecho, en el de Mercantil a primeros de julio. Una materia generalmente difícil para los estudiantes y en la que sólo él logró esa calificación en su grupo. Pese a ese excelente expediente, cuando se habla con Javier no da la impresión de ser el típico empollón. «No digas que he batido el récord que no sé si habrá otro estudiante que tenga más matriculas», advierte con humildad.

Sus planes

¿Sus planes a partir de ahora? Tiene previsto hacer unas prácticas a partir del próximo octubre, algo fundamental para poder ejercer de abogado. Con sus notas, y después de haber realizado sus prácticas en Madrid en Price Waterhouse, no ha tenido problemas para encontrar un buen despacho y poder centrarse en la especialidad que más le gusta. El trabajo fin de grado, el TFG, lo hizo sobre la información no financiera.

A partir de octubre estará de prácticas en el bufete Cuatrecasas,donde le han «fichado» para el departamento de Derecho Financiero y Tributario que compatibilizará con un máster para completar su formación que pretende hacer en la Loyola. Evidentemente, con su expediente académico también es previsible que consiga alguna beca de excelencia para esa formación de postgrado.

Además de ese imponente currículum, cuando se habla con Javier Tello se nota que es un joven responsable, que se fijó una meta hace cinco años y lo ha conseguido. Tenía como referente a su abuelo, el prestigioso ginecólogo ya fallecido, Enrique Tello. Un hombre que, a juzgar por lo que cuenta su nieto, estaría más que orgulloso de su nieto. «Fue el primero en llamarme cuando saqué la mejor nota en Selectividad», relata emocionado y admitiendo estar «supercontento» con lo conseguido.

Sencillo y un poco tímido, no quiere presumir de ser el que más matrículas tiene y se plantea un futuro laboral en Sevilla. «He estado viviendo en Madrid cuando hice las prácticas y la verdad es que como en Sevilla no se vive en ninguna parte». Aunque el Covid-19 le ha robado la celebración de la graduación, que junto a sus compañeros pospondrá para cuando se puede hacer presencial en vez de virtual y el viaje de fin de estudios que planeaba con sus compañeros a Punta Cana, ahora tendrá tiempo para pasar unos días en una casa rural. Y descansar tras los méritos logrados.

Buenas notas, inglés y poesía

No es la primera vez que este joven sevillano sale en los periódicos por su magnífica trayectoria académica. Tras hacer toda su etapa escolar en el colegio Hermanos Maristas de Sevilla, culminó el Bachillerato de Ciencias Sociales con un 10 de media y obtuvo matrícula de honor en el año 2015 que culminó con la nota más alta en la Selectividad de aquel año. Tras esas notas con las que hubiera podido elegir cualquier carrera, se decantó por la doble de ADE y Derecho porque consideraba que era una titulación «con muchas salidas». Durante estos años de universidad, también ha tenido tiempo de sacarse el título C1 de inglés, el «Advanced» e incluso de escribir dos libros de poesía que espera poder publicar algún día. Su padre dice estar pletórico: «como la madre de la Pantoja», bromea. No es de extrañar. El chico es «completito».

Fuente: ABC