El Hospital Virgen del Rocío es líder andaluz en cirugía por patología neurovascular

La sección de Neurocirugía Vascular, junto a otras unidades, acaba de intervenir con éxito a una mujer de 32 años con una lesión cerebral profunda de difícil acceso y elevado riesgo de mortalidad y de secuelas físicas

Érica ha recuperado la tranquilidad al mismo tiempo que estrena su nueva etapa como madre. Fue diagnosticada de una malformación arteriovenosa cerebral congénita en 2011 cuando esta anomalía, a pesar de tenerla desde su nacimiento, empezó a manifestar los primeros síntomas. Hasta ese momento, la joven de 32 años no podía imaginar que los fuertes dolores de cabeza e incluso convulsionessufridos se debieran a una patología silenciosa con la que llegó a convivir pacíficamente durante nueve años de su vida.

En vías de devolver a Érica la tranquilidad perdida hace años y ante los escasos resultados de terapias anteriores así como el elevado riesgo de mortalidad y secuelas físicas que esas hemorragias cerebrales podían ocasionarle en caso de ser continuadas es lo que llevó a la sección de Neurocirugía Vascular del Hospital Virgen del Rocío a decidirse finalmente por la intervención quirúrgica.

No era tarea fácil. La dificultad para acceder a la lesión, por localizarse en una zona del cerebro en la que se encuentran núcleos funcionales y por donde transcurren las vías nerviosas motoras que controlan la movilidad del lado izquierdo de la paciente, hizo necesaria la participación de un importante y nutrido equipo humano formado por especialistas en Radiología Intervencionista, Neurofisiología, Anestesiología y Reanimación, Intensivitas, Ecografía y Enfermería de quirófano, pero también técnico. Para poder desarrollar con éxito esta cirugía fue necesario el uso de salas de operaciones con tecnología de última generación como un neuronavegador, para conocer en qué punto exacto del cerebro se está operando, y un microscopio de alta magnificación, que facilita la realización de la técnica microquirúrgica con extrema precisión y que, a través de una cámara infrarroja, realiza videoangiografías para examinar los vasos sanguíneos de las áreas clave donde se identifican las anormalidades y así poder identificar los vasos patológicos de los normales que hay que preservar a toda costa. También son necesarios equipos de electrofisiologíaque monitorizan la función del cerebro en tiempo real para confirmar que no se daña la actividad de la vía motora junto a la que estaba la lesión a extirpar.  

«Adoptamos la decisión de la cirugía al considerar la edad de la paciente, una chica joven como muchos años de vida por delante, y el alto riesgo que suponían para ella esos sangrados que estaba experimentando, aún teniendo en cuenta que el tratamiento quirúrgico de esta lesión tan profunda conllevaba unos riesgos enormes vitales o de resultado funcional, que pudieran llevarla al coma o dejarla parapléjica», explica el neurocirujano Antonio López González, que ha realizado esta intervención junto al doctor Aex Yahver Meza.

Una intervención quirúrgica realizada por la sección de Neurocirugía Vascular.
Una intervención quirúrgica realizada por la sección de Neurocirugía Vascular. / @NEUROCIRVAS

Precisamente, para evitar esos riesgos y ante la difícil localización de la lesión, antes de llegar a decidirse por la intervención quirúrgica, los especialistas propusieron a la paciente, como primera opción, someterse a radiocirugía en el Hospital Virgen de las Nieves de Granada, que es de referencia en Andalucía para aplicar esta técnica especializada. «Inicialmente hizo efecto», señala el doctor López, lográndose disminuir en gran medida el volumen de la malformación. Sin embargo, sus efectos duraron apenas dos años y volvió a padecer sangrados periódicos cerebrales junto a un edema o inflamación de las estructuras cerebrales profundas que se vio agravado el año pasado, coincidiendo con el embarazo de la paciente, y que le estaban provocando debilidad en el hemicuerpo colateral.

Por ello, y en base a la experiencia acumulada durante años por la sección de Neurocirugía Vascular, el equipo planificó la intervención quirúrgica seis meses después de su maternidad. La operación ha consistido en eliminar esta malformación mediante una resección microquirúrgica con monitorización neurofisiológica intraoperatoria, una guía estereotáxica por neuronavegación y una videoangiografía con verde de indocianina (un colorante intravascular) a través de la colaboración de especialistas de cuatro unidades del hospital, dado que se han necesitado muchos estudios de planificación prequirúrgicos, entre ellos TACs craneales, angiografías cerebrales mediante cateterismo arterial y resonancia magnética cerebral con tractografía, específica para mostrar esas vías nerviosas motoras en peligro y prever de antemano los límites de la resección. 

Y todo ello con resultado de éxito. «A partir de ahora, la paciente ya ha dejado de tener esa espadas de Damocles que la perseguía en su vida y puede hacer planes de futuro con tranquilidad y esperamos que no vuelva a tener esos sangrados. La seguiremos viendo a través de un seguimiento clínico radiológico al que la iremos sometiendo en los próximos meses para confirmar que todo sigue bien», valora el doctor.

En la actualidad, la paciente se encuentra de alta en su domicilio donde se recupera apenas dos semanas después de la cirugía y, a través del trabajo del servicio de Rehabilitación, ya ha recuperado el 75% de la movilidad de su brazo y la pierna izquierda, dado que la última hemorragia provocada por la lesión llegó a provocar una debilidad izquierda severa. «Sólo tengo palabras de agradecimiento. El doctor López es el mejor neurocirujano que me ha podido operar. Ahora estoy tranquila al cien por cien, estoy empezando a andar y ya puedo mover el brazo izquierdo. Lo único que puedo decir es que me ha cambiado la vida», elogia la paciente intervenida.

LA UNIDAD HA REALIZADO MÁS DE 50 CIRUGÍAS POR PATOLOGÍA NEUROVASCULAR EN EL ÚLTIMO AÑO

El éxito de ésta y otras intervenciones ha llevado a la sección de Neurocirugía Vascular del Virgen del Rocío a liderar en Andalucía el volumen de actividad de resolución microquirúrgica y el grado de complejidad de los casos que tratan su especialistas junto a otras unidades del centro. Estos profesionales resuelven malformaciones arteriovenosas, hemorragias subaracnoideas y aneurismas cerebrales rotos, en ocasiones, cuando estos pacientes llegan de emergencia al hospital.

«Gracias a la experiencia que la unidad de Neurocirugía Vascular está adquiriendo podemos llegar al tratamiento de lesiones que, en principio no tienen una intervención quirúrgica por su complejidad y el alto riesgo que conlleva, pero que en situaciones como la de esta paciente, que ya no le queda otra opción, nos permite hacerlo con bastante seguridad y con buenos resultados», destaca el neurocirujano. 

Esta sección forma parte de la unidad de Neurocirugía que dirige el doctor Ignacio Martín Schrader y que se trata de un servicio que fusiona las unidades del Virgen Macarena y Virgen del Rocío. Sus profesionales abordan el estudio, tratamiento y seguimiento de toda la patología vascular del sistema nervioso central gracias a su formación mediante programas de fellowship y estancias formativas en centros internacionales de reconocido prestigio mundial. La coordinación de la sección se realiza desde el comité semanal en que se analizan y planifican todos los casos.

Además, mantienen relación con la unidad de Neurorradiología Intervencionista y Cuidados Intensivos del hospital y ha llevado a cabo más de 50 cirugías por patología neurovascular en el último año englobando aneurismas cerebrales y malformaciones arteriovenosas, posicionándose como la unidad con mayor volumen de esta patología en Andalucía.

Sus profesionales dedican especial atención al tratamiento emergente de la hemorragia subaracnoidea apostando por el tratamiento ultraprecoz de aneurismas cerebrales rotos. También abordan otras patologías que requieren acceder a estructuras y lesiones ubicadas en la base del cráneo.

Asimismo, mantienen activas diferentes líneas de investigación en el tratamiento ultraprecoz de aneurismas cerebrales rotos, los abordajes mínimamente invasivos a lesiones vasculares cerebrales, el desarrollo de las técnicas de neuroimagen vascular y la optimización del seguimiento a largo plazo de los casos tratados y determinación de pautas de retratamiento.

Fuente: Diario de Sevilla

Redacción

Deja una respuesta

Entrada siguiente

“Decisiones tardías causaron más muertes de las debidas por COVID”

Dom Ago 9 , 2020
“Si el sector privado estaba vendiendo tests, se deberían haber comprado a cualquier precio” “Los médicos de las residencias fueron auténticos héroes, trabajando a ciegas durante un mes” Norberto Sotomayor, fiscal delegado para Mayores y Personas con Discapacidad en Sevilla, explica en esta entrevista sus momentos más angustiosos de los tres meses de […]