5 agosto 2020

Sevilla.net

LA WEB DE LOS SEVILLANOS

Científicos de la UPO investigan los huracanes mediterráneos y su evolución con el cambio climático

  • El objetivo es diseñar un modelo predictivo y las conclusiones se presentarán en 2022
  • De menor intensidad que los tropicales, también pueden ser muy destructivos

Un equipo de científicos, liderado por la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla, trabaja en un modelo predictivo de huracanes mediterráneos para estudiar su evolución como consecuencia del cambio climático.

El proyecto Efímera, cofinanciado por la Junta y los fondos europeos Feder, elabora una radiografía de este fenómeno meteorológico para conocer y mitigar sus riesgos económicos y humanos en un futuro a medio plazo, según ha informado la UPO.

Las conclusiones se presentarán en febrero de 2022, si bien cuenta con líneas de continuidad y una de ellas sería fijar una alerta temprana de medicanes, que son ciclones de baja intensidad, en comparación con los propios de los mares tropicales.

No obstante, son considerados eventos extremos, ya que, con un diámetro cercano a los 300 kilómetros y estructura redondeada, sin nubes en el centro, pueden provocar inundaciones y rachas fuertes de viento con gran poder destructivo.

Según los expertos, ocurren 1,5 veces al año, teniendo el centro y el oeste del Mediterráneo como su principal lugar de origen, y su duración no suele exceder de los cinco días.

En la primera fase del proyecto elaborarán una base de datos que hasta el momento contiene información de 110 medicanes registrados desde 1969, ha explicado María del Carmen Álvarez, responsable del proyecto y profesora del Área de Física de la Tierra de la UPO.

Una vez concluidas las fases de recopilación de datos y contraste de los modelos predictivos, Efímera plantea una tercera etapa para fijar indicadores sobre el impacto que los medicanes pueden tener en la sociedad, tanto a escala global como local y sus consecuencias en el cambio climático.

En este sentido, la investigadora ha apuntado que en un primer análisis han visto una disminución de los patrones que favorecen la aparición de estos medicanes, aunque ha precisado que “no es suficiente para decir que tendremos menos en el futuro y, de hecho, el calentamiento podría favorecer las tormentas que organizan este tipo de ciclones”.

Fuente: Diario de Sevilla