Más de 300.000 alumnos vuelven a clase en Sevilla en plena ola de contagios

  • Las bajas docentes condicionan el regreso
  • Sólo habrá cuarentenas de aulas completas si se registran cinco positivos
Un alumno cuelga su mochila al llegar al colegio. / EUROPA PRESS/ MARÍA JOSÉ LÓPEZ

Los colegios vuelven a ser el foco de atención tras las vacaciones navideñas. El regreso de los más de 300.000 alumnos matriculados en centros de enseñanzas de Sevilla –desde el segundo ciclo de Infantil hasta el final de la ESO– se produce este lunes en plena sexta ola de contagios del Covid, lo que de nuevo ha generado el temor de las familias a que sus hijos acudan a la escuela en tales condiciones. A ello se suma otro factor que puede provocar problemas los próximos días en los equipos directivos de colegios e institutos: las bajas docentes de profesionales que hayan dado positivo, para lo que la Consejería de Educación ya ha puesto en marcha un sistema que abrevia lo más posible el trámite para las sustituciones.

La Junta, como el Estado y la mayoría de las comunidades autónomas, zanjó el debate en plena Navidad: las clases retomarán el formato presencial tras las vacaciones. Para ello, el consejero Javier Imbroda se basa en los datos del primer trimestre de curso, en el que la incidencia del Covid en los centros de enseñanza fue mínima. Debe recordarse que, en Sevilla y antes del parón navideño, sólo se habían cerrado 37 aulas por contagio, lo que representa un 0,2% de las existentes en la provincia. Unos datos que avalan la teoría de la Consejería de Educación de que los colegios e institutos son “entornos seguros” frente al virus.

No obstante, también se ha recordado que en el protocolo escolar para hacer frente al Covid establecido este curso se permite la enseñanza semipresencial, a partir de tercero de la ESO, en aquellos municipios donde el nivel de alerta sea 3 y 4. Un formato por el que optó la mayoría de los institutos el pasado ejercicio académico, con resultados muy desiguales y poco satisfactorios.

Positivos, sospechosos y contactos estrechos

El protocolo de colegios, institutos y universidades se ha adaptado a las medidas fijadas por las autoridades sanitarias ante el avance de la vacunación y la llegada de la variante ómicron. De esta forma, si un alumno o docente ha dado positivo en un test de diagnótico (PCR o antígenos), habrá de permanecer siete días en aislamiento. Si pasado este periodo da negativo, podrá acudir al centro.

En caso de que sea un caso sospechoso y presente síntomas, tampoco irá al colegio o instituto, aunque se encuentre vacunado o haya recibido alguna dosis. Su incorporación dependerá del resultado de una prueba diagnóstica o, en caso de no hacerla, habrá de cumplir con el aislamiento de siete días. Se incorporará siempre que hayan transcurrido tres días desde el fin del cuadro clínico.

Si un alumno, docente o trabajador de un centro educativo es contacto estrecho de un positivo, podrá acudir a clase siempre que cuente con la pauta completa de vacunación. Estará atento a la aparición de síntomas durante siete días. En caso de no estar inoculado, no asistirá y permanecerá confinado una semana.

Una de las novedades para el arranque de este segundo trimestre es que las cuarentenas de aulas completas sólo se llevarán a cabo cuando el número de contagios sea igual o superior a cinco o afecte al 20% de la clase.

Esta segunda parte del curso comienza con casi 60.000 niños de entre 5 y 11 años que han comenzado la vacuna contra el Covid, lo que supone el 38% de la población con esa edad, según datos de la Consejería de Salud.

Llamadas telefónicas para agilizar las bajas

La Consejería de Educación y Deporte quiere que a las bajas docentes por Covid que se conozcan a partir de este lunes 10 de enero, cuando comienza el segundo trimestre del curso escolar, se les de “una respuesta lo más rápida posible, incluso el mismo día o al siguiente” para cubrir esa plaza.

Así lo ha asegurado, en una entrevista concedida a la Cadena Ser y recogida por Europa Press, el consejero del ramo, Javier Imbroda, quien ha apuntado que el número de bajas “no es algo fácil de prever” y se las van a encontrar al llegar. A partir de ahí, “lo que queremos es dar la respuesta más inmediata”, ha afirmado el consejero, quien ha recordado que por ese motivo se contempla hacer la cobertura de bajas con llamadas telefónicas, además de las que se hagan a través del Sistema de Provisión de Interinidades (Sipri), donde las incorporaciones suelen tardar entre dos y cuatro días.

Imbroda ha puesto otra vez a disposición de la Consejería de Salud los centros educativos para vacunar a los menores en ellos. También ha enviado un mensaje a los padres para que tengan confianza en llevar a sus hijos a los colegios.

Las universidades también retoman las actividad presencial

La Universidad de Sevilla (US) y la Pablo de Olavide (UPO) retoman también este lunes las clases presenciales tras las vacaciones navideñas. Ambas instituciones académicas afrontan el final del primer semestre del curso y los exámenes, en una época del año marcado por la alta tasa de contagios de Covid, que registra especial incidencia en la población veinteañera, por lo que afecta de lleno a la comunidad estudiantil.

Debe recordarse que el año pasado, por estas fechas, la decisión de la US de que los exámenes fueran presenciales generó una gran polémica, especialmente por parte de los estudiantes, muchos de los cuales se opusieron a tal decisión.

La Hispalense ha adaptado el protocolo anti Covid para hacer frente a esta ola de contagios. Con tal motivo, ha recordado la conveniencia de acudir a las facultades con mascarilla FFP2 y de evitar el uso del ascensor. La mascarilla ha de llevarse puesta tanto en espacios externos como internos de las facultades y centros.

En los servicios de restauración (cafeterías y comedores) de ambas universidades es obligatorio acudir con el pasaporte Covid, como se exige en la hostelería desde finales de 2021. También se recomienda que se haga uso de este servicio de forma individual y no colectiva. En caso de hacerlo con otra persona, se ha de intentar que sea siempre la misma para facilitar, en caso de contagio, la trazabilidad de los contactos estrechos de la persona que haya dado positivo en una prueba diagnóstica.

La US adaptará su actividad académica y la evaluación a los alumnos que no puedan acudir a clase presencial tras haber dado positivo, sean sospechosos o contactos estrechos sin vacunar.

Fuente: Diario de Sevilla

Redacción

Entrada siguiente

Señalan cuál es la medida más eficaz para evitar contagiarse: no es la vacuna

Mar Ene 11 , 2022
El experto en transmisión de aerosoles José Luis Jiménez advierte de la importancia del uso de mascarillas FFP2 y se opone a la presencialidad del colegio. José Luis Jiménez, profesor de la Universidad de Colorado (Estados Unidos) y uno de los mayores expertos del mundo en transmisión de aerosoles, ha señalado […]