Los andaluces solo podrán circular gratis por autovías de la Junta de Andalucía

Un viaje Sevilla-Madrid podría costar 5,31 euros por trayecto si el precio final es un céntimo por kilómetro

Carretera entre Sevilla y Cádiz – ABC

El Gobierno central ha confirmado esta semana que prepara un peaje para que los conductores paguen por circular por las autovías de España. La medida ha contado la oposición frontal del sector del transporte de mercancías, del transporte de pasajeros, de las asociaciones de consumidores, del socio del PSOE en el Ejecutivo central, Unidas Podemos, y también de la Junta de Andalucía. 

El Gobierno andaluz fue claro ayer. Las carreteras de titularidad autonómica –la A-92 entre Sevilla y Almería y la A-381 entre Jerez y Los Barrios– nunca cobrarán peaje. Así lo confirmaron fuentes de la Consejería de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio, quienes señalaron que los ciudadanos ya pagan impuestos para sufragar el mantenimiento

 de las vías. «Pagamos el impuesto de circulación, entre otros. Los presupuestos del Estado tienen que tener partidas para las carreteras, no se puede subir los impuestos a los ciudadanos con el cobro de peajes», añaden las mismas fuentes. 

La consejera Marifrán Carazo, defendió que las carreteras andaluzas seguirán siendo gratis, aunque en 2024 el Gobierno central imponga el cobro en sus vías. Carazo, además, afeó al Ejecutivo de Pedro Sánchez las continuas «amenazas» sobre este asunto y reclamó diálogo. «El Gobierno se niega a hablar con las comunidades sobre un asunto que es delicado», señaló. 

Se unió ayer a las críticas Elías Bendodo, consejero de la Presidencia, Administración Pública e Interior y portavoz del Gobierno andaluz, quien tachó de «disparate» la medida. Además, el también portavoz del Ejecutivo de Juanma Moreno señaló el oportunismo de los socialistas de anunciar la medida para después de las elecciones generales para que «el que venga después asuma esa responsabilidad».

Coste de los trayectos

Según el informe que el Ejecutivo de Pedro Sánchez mandó a Bruselas, el precio que se contempla para el cobro de autopistas sería de un céntimo por kilómetro. Con esa premisa, se puede calcular ya cuánto costarían desplazamientos que, hasta ahora, se hacen sin pagar. Así, ir de Sevilla a Cádiz supondría un desembolso de 1,21 euros por trayecto. Este caso sería especialmente sangrante porque, después de décadas de un peaje que se eliminó justo antes de la pandemia, sería volver al cobro por usar esa vía recién liberada del pago. 

En el caso de ir de Sevilla a Madrid, el gasto sería de 5,31 euros, lo mismo que se si se va desde Málaga. En el caso de un viaje por carretera de Cádiz a Huelva, habría que abonar 2,10 euros y, para el trayecto Sevilla-Jaén, 2,46. Si se quiere ir desde Málaga o Sevilla hasta Barcelona, se abonarán 9,75 euros y, de Sevilla a Málaga, 2,05. Estos cálculos están hechos en base a la hipotética cifra de un céntimo el kilómetro, pero podrían dispararse si finalmente el precio es superior. Y no se sabe además si el cobro se limitaría a las autovías porque podría ampliarse a las circunvalaciones de las ciudades y vías periurbanas de gran capacidad. 

Tampoco está claro la forma de cobro. Se barajan sobre todo dos opciones. Por un lado, el modelo portugués, que supone la instalación de arcos de control de los coches a lo largo de las carreteras de peaje. Es un sistema costoso y más lento de instalar pero supone pagar solo por los kilómetros recorridos. Frente a esto, hay otra opción. Lo que se conoce como el modelo «viñeta». ¿Qué es esto? Una especie de abono para poder circular por las vías de pago durante un periodo de tiempo determinado. Se trataría de una pegatina o «viñeta» que se coloca en el coche para que los sistemas de detección o agentes de la autoridad puedan comprobar que se ha abonado por conducir por la carretera en cuestión

Este sistema, explican los expertos, tiene la ventaja de que es más cómodo de poner en marcha. No hacen falta cabinas de peaje ni arcos de control. Sin embargo supone pagar por un periodo de tiempo, se use entonces las vías de pago o no, lo que puede perjudicar a quien solo las usa de forma ocasional. 

Oposición general

El proyecto de poner peajes en todas las autovías de España no ha sentado bien ni a Unidas Podemos, socio de gobierno del PSOE. Indican en dicho partido que las carreteras «o se mantienen gratuitas, o se exime del pago a rentas bajas y medias, a transportistas y otros profesionales». Por el momento, aseguran, no hay acuerdo dentro del propio gobierno en una medida que achacan en exclusiva a los socialistas. 

También se mostraron en contra los sectores del transporte por carretera de mercancías y el de pasajeros. Así, Antonio Vázquez Olmedo, presidente de Fedintra, una de las dos patronales del transporte de pasajeros por carreteras, se mostró frontalmente en contra. «Si lo ponen en marcha, el país se para. Se para», insistió Vázquez, quien espera que el Gobierno exima a las empresas de su sector del pago. 

«Creemos que a nadie se le puede ocurrir meter al transporte de viajeros en esto. Lo que nosotros hacemos es quitar vehículo de la carretera y no creo que vayan a poner en marcha iniciativas contra la sostenibilidad», señala Vázquez. Explica además que, ahora que se quitan peajes como el de la AP-4 y se fomenta el transporte colectivo por toda Europa como medio de lucha contra el cambio climático, «no se entiende la medida» que quiere poner en marcha el Gobierno centra. 

Millones en impuestos

En Andalucía hay, según datos del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, 44.808 camiones pesados que se dedican al transporte de mercancías por carretera. Hay que sumarle 14.000 de transporte ligero. Cita esas cifras el presidente de dicha patronal en Andalucía, Francisco Fernández. «Cada camión que lleve mercancías gasta cada año al menos 50.000 litros de gasoil. Eso son, solo de impuestos a los hidrocarburos, más de 20.000 euros al año por camión en impuestos para pagar el mantenimiento de las vías o para lo que quieran dedicar ese dinero, que son miles de millones», detalla. 

A 20.000 euros por cada uno de los 58.808 camiones que hay en Andalucía, resulta que las 15.720 empresas de la comunidad aportan en el gravamen de los hidrocarburos 1.176.160.000 millones de euros cada año. A eso hay que añadir que desde el sector ya cifraron en unos 900 millones de euros al mes el imptacto que los peajes podrían tener en su negocio la pasada primavera. 

Porque, explican además los camioneros andaluces, la comunidad es periférica. La inmensa mayoría de los productos que exporta son perecederos, así que tienen que ir en camión y, solo para llegar a la frontera con Francia, tienen que hacer mil kilómetros más que un catalán. «Hacemos más kilómetros que nadie de España para llegar a los mercados europeos y si nos ponen peajes el producto dejará de ser competitivo», señalan. 

Los camioneros andaluces se muestran claros: «Estamos en contra del peaje pero además, como andaluces, más todavía. Somos una zona ultraperiferica de un país periférico. Recorremos mucha carretera para llevar nuestros productos al centros de Europa», protestan. De poco le vale a estos profesionales el argumento del Gobierno de que en muchos países de Europa se pagan ya peajes. «También se pagan ya en España en muchos sitios. ¿En Francia hay peajes? Sí, pero que diga el Gobierno en cuántos kilómetros sobre el total de carreteras se paga. Eso no lo dicen, claro», indican. «Haremos todo lo posible porque no se implante», añaden. 

Coinciden desde Fadeco, patronal del sector de la construcción, que ya el pasado mes de mayo advirtieron de lo injusto e «inoportuno» de imponer un peaje a las autovías. 

Mientras el Gobierno define cómo quiere cobrar el peaje, todos los sectores afectados advierten de que se opondrán. Solo se sabe la fecha, 2024, y que la intención del Gobierno es implantar el cobro. Desde entonces, las autopistas andaluzas serán de pago. Todas menos dos, las de la Junta. 

Fuente: ABC

Redacción

Entrada siguiente

Sevilla, referente internacional de la moda al acoger los premios ELLE Style Awards

Lun Oct 25 , 2021
Sevilla vuelve a convertirse en un punto de encuentro internacional para el sector de la moda y la cultura. La revista ELLE ha elegido la capital andaluza para celebrar dos eventos únicos: lagala de entrega de los Premios ELLE Style Awards, el próximo jueves 28 de octubre, y la exposición […]