Secuestran a un camarero en una fiesta ilegal de Marbella y lo marcan con una ‘M’ en la cara

La víctima consiguió zafarse de la bridas, llegar a su coche y huir presa del pánico hasta Sevilla, donde efectuó la denuncia

Entrada de la Guardia Civil en uno de los registros – ABC

Era camarero en un lugar preligroso. Se dedicaba a servir las copas en las fiestas ilegales en villas de lujo en Marbella, hasta que una noche se convirtió en un infierno. Según la Guardia Civil, al finalizar una de estas celebraciones uno de los responsables lo acusó de haber robado la recaudación del evento. En ese momento es cuando se desataron las torturas, en las que le llegaron a marcar con una ‘M’ en la cara para que confesara. 

El hombre señaló ante la Guardia Civil que, durante su cautevirio, llegó a perder la conciencia en varias ocasiones debido a los diversos cortes y golpes que sufrió durante cuatro eternos días. Además, explicó que fue amenazado con un arma de fuego y trasladado a varias villas en las que llegaron a exponerle, maniatado y amordazado, como parte de un macabro espectáculo. 

Sus secuestradores le marcaron en el rostro. Con una navaja le grabaron una ‘M’ en la cara, así como otros cortes más profundos por todo el cuerpo. Además, le exhibieron como un trofeo o como escarmiento para quien intentara robar a la banda. Durante días, cuando le llevaban de villa en villa para su diversión, le simulaban detonaciones de armas de fuego al hacer explotar globos junto al lugar donde estaba colocado para que todos los vieran.

Los captores exigieron un pago por su liberacíón. Le pidieron que abonara 10.000 euros en metálico, obligándole a llamar a diferentes amigos o familiares para intentar recolectar ese montante. El Instituto Armado informa que, tras conseguir la víctima que su propio padre le ingresara dinero en su cuenta corriente, los captores le trasladaron a varios cajeros de Marbella para que extrajera el efectivo bajo una férrea vigilancia.

El secuestro duró hasta que, en un despiste de sus captores, la víctima logró zafarse de las bridas con las que le tenían maniatado en aquella casa. Es como pudo llegar a su coche, arrancarlo, empotrarlo contra la puerta del garaje donde estaba encerrado y huir de aquella mansión de los horrores en Marbella. 

Condujo hasta Sevilla

Presa del pánico y el dolor, condujo durante kilómetros sin parar hasta llegar al cuartel de la Guardia Civil en San Juan de Aznalfarache (Sevilla) el pasado 1 de julio. Es allí donde denunció los hechos y fue acogido por la autoridades. Entonces narró lo que había sucedido y que trabajaba como camarero en fiestas organizadas por sus secuestradores en villas de lujo por toda la Costa del Sol. 

Detalló también que en estos eventos ilegales se distribuía todo tipo de drogas, en especial la conocida como cocaína rosa y MDA, así como de globos rellenos de óxido nitroso. Especificó que también hacían ostentación de armas de fuego. De este modo, la Guardia Civil montó la operación ‘Marbellus’ en la que detuvo a tres personas por estos hechos con antencedentes por narcotráfico. 

La investigación continua abierta por el Juzgado de Instrucción 3 de Marbella, que no se descartan nuevas detenciones. La operación fue llevada a cabo por el Equipo de la Policía Judicial de Mairena del Aljarafe (Sevilla) que hizo varios registros de la vivienda en la que estuvo secuestrado, donde se hallaron diversas sustancias estupefacientes para su distribución, destacando diversas dosis de la conocida como cocaína rosa y también MDA.

Fuente: ABC

Redacción

Entrada siguiente

Sánchez sacude a Casado antes del flirteo con Aragonès

Lun Ago 2 , 2021
Censura a la «irresponsable» oposición en la pandemia antes de que el Gobierno negocie traspasos con Cataluña La relación de Pedro y Pablo nada tiene que ver con la amistad de Los Picapiedra, más bien al contrario. Andan a mamporros un día y otro también el presidente del Gobierno y el […]