La quinta ola del Covid en Andalucía amenaza con frenar la recuperación

El aumento de contagios y el avance de la variante Delta acercan a Andalucía a tasas de incidencia extremas con un singular pico en Málaga

El ambiente de una terraza cordobesa muestra la normalidad que impera en las ciudades turísticas y capitales andaluzas – Valerio Merino

Los casos de Covid se han disparado en Andalucía y los expertos creen que detrás de ese repunte de contagios están losfocos en población joven y la cepa Delta, que es más contagiosa que la original. Según detallan desde la Consejería de Salud, por ahora se trata de una variante residual, con sólo cien casos secuenciados, pero esa cifra multiplica por diez los casos detectados la semana pasada. Por ahora representa un 3 ó 4 por ciento de los contagios, peropodría ser la predominante a finales de agosto

La preocupación por esta mutación tiene su razón en su alta capacidad de contagios. Aunque no es más mortífera, sí que parece transmitirse con mucha más facilidad que la original y también que la variante británica (Alfa), que ya era más contagiosa y que ahora mismo supone el 90 por ciento aproximadamente de los casos que se anotan en las estadísticas. 

La secuenciación de las muestras —el proceso científico por el que se sabe la variante de Covid-19 de cada paciente— tarda unos 15 días. Por eso si ahora mismo la cantidad de cepa Delta es mayor, no se sabrá hasta dentro de dos semanas, especifican en la Junta.

Según Salud, la puerta de entrada de la nueva variante estuvo en tres provincias: Sevilla, Cádiz y Córdoba. La razón es que de allí son la mayoría de los chicos que estuvieron en el viaje de fin de curso en Mallorca que devino en el macrobrote de Covid-19. 

El incremento de contagios diarios, especialmente en la franja de edad de 15 a 29 años —donde se triplica la tasa de incidencia media— y la expansión de la variante Delta son las dos variables que definen el inicio de la quinta ola del Covid en Andalucía.

Menos hospitalizados

Ayer, Salud confirmó 2.327 nuevos contagios en la comunidad y 6 fallecidos. Se trata de datos que nos remontan a mediados de abril, al final de la fase más aguda de la pandemia, la ola del primer trimestre del año, antes de entrar en esa fase meseta en la que se estancó durante los meses de mayo y junio, en la llamada cuarta ola.

La previsión es que esta quinta ola se caracterice por un incremento de casos pero con menor trascendencia clínica, dado que los contagios afectan principalmente a personas más jóvenes. Por tanto, no tendrá tanto impacto en los hospitales andaluces aunque sí en los servicios de Atención Primaria y obligará a un mayor esfuerzo en el rastreo de focos.

Ayer había 509 pacientes Covid en los hospitales andaluces, de los que 120 están ingresados en UCI. Son cifras similares a las que se han dado en las dos últimas semanas, a pesar de que el número de contagios diarios casi se ha doblado.

La tasa de incidencia acumulada roza los 225 casos por 100.000 habitantes, muy cerca del limite de 250 casos que marca el nivel de alerta extrema que recomienda aumentar las restricciones, precisamente ahora en plena recuperación económica por la temporada estival. La tasa medida nacional se eleva ya a 277 casos por 100.000 habitantes Las provincias con menor incidencia son ahora Almería (115) y Sevilla (152 casos por 100.000 habitantes). En tasas de riesgo extremo ya están Córdoba (279) y Granada (273) y preocupa especialmente la situación de la provincia de Málaga que marca la tasa más alta de la comunidad con 319 casos y una subida superior a 20 puntos en sólo 24 horas. 

El caso de Málaga 

La situación epidemiológica avanza sin freno en esa provincia desde principios de mes para anotar cifras de contagios que no se registraban desde febrero. Ayer jueves se notificaron casi 800 nuevos positivosen 24 horas.

La consolidación de los jóvenes como foco de transmisión se ha sumado a la movilidad asociada al turismo, convirtiendo a la Costa del Sol en el caldo de cultivo perfecto para la propagación del virus. Tanto es así, que la incidencia entre personas de 20 a 29 años roza el millar de casos y salvo Torremolinos y la franja de la Axarquía, todos los grandes núcleos costeros de la provincia están ya en situación de riesgo extremo por Covid, con Marbella a la cabeza (642,8).

«Hemos confiado en la tasa de vacunación cuando todavía no era suficiente», explica a ABC el catedrático y profesor de Microbiología de la Universidad de Málaga, Eduardo Martínez. Asegura que se levantaron las restricciones cuando la incidencia continuaba siendo elevada y denuncia que la gente joven haya entendido el fin del estado de alarma como «vía libre para vivir de forma normal». Con la certeza de estar ya en «la cresta de la quinta ola», apuesta por acelerar al máximo la vacunación de las personas de entre 50 y 70 años que hayan quedado sin cobertura y establecer así una barrera con los jóvenes, a los que advierte del peligro de desarrollar a largo plazo síntomas de Covid persistente. 

«Entre la gente joven las infecciones son más leves por lo general. Con esta tasa de contagios tendríamos que tener ya los hospitales llenos, pero hay que recordar que también hay personas de entre 20 y 40 años en cuidados intensivos, y bastantes», subraya.

Turismo y ocio

La otra preocupación es el impacto que este repunte tendrá en la actividad económica. El vicepresidente de la Junta y consejero de Turismo, Juan Marín, insistía ayer en que Andalucía es un destino turístico «seguro», al estar «bastante controlada la situación sanitaria. Marín no espera repercusiones a las recomendación del Gobierno francés de no viajar a España y pidió que se haga distinción por territorios. Recordó que Andalucía ofrece «un seguro internacional» para los viajeros que recalen en la región, «por si tuviera alguna dificultad», y espera la recuperación del turismo británico tras la supresión de la cuarentena que hasta ayer exigía para viajeros procedentes de España.

No menos preocupa que la quinta ola obligue a tomar restricciones que desaceleren la recuperación económica. Ayer, el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, pedía prudencia a fin de evitar tener que cerrar el ocio nocturno en el mes de agosto. Moreno hizo especial mención a los jóvenes, el grupo de edad donde más ha aumentado la incidencia. 

En una entrevista en la Cadena Cope, Moreno apuntó que el único mecanismo que habría para controlar las salidas y reuniones de los jóvenes sería que hubiera un «toque de queda», pero que la comunidad no tiene capacidad de aplicarlo tras decaer el estado de alarma. «Otra cosa es que haya un rebrote descomunal que ponga en jaque la salud de los andaluces y el sistema sanitario, de manera que se tomarían las decisiones que haya que tomar por muy dolorosas que sean», advirtió.

Fuente: ABC

Redacción

Entrada siguiente

La plantilla de la Junta de Andalucía en Sevilla crece un 10% por la pandemia del Covid

Sáb Jul 10 , 2021
Hay 7.646 funcionarios y laborales más, principalmente en sanidad y educación La pandemia ha tenido un fuerte impacto en el empleo público que se ha crecido como nunca. Las administraciones se vieron obligadas a contratar a contrarreloj para hacer frente a los efectos de esta emergencia. Hoy hay 8.899 funcionarios y […]