Del Covid al colapso de los centros de salud: «¡Esto es una vergüenza!»

El aumento de las tareas desempeñadas por los profesionales de Atención Primaria, paralelo a la falta de personal desbordan la asistencia en los ambulatorios de Sevilla

«Soy paciente de EPOC y diabética, me estoy quedando sin tratamiento y no hay manera que me cojan el teléfono. Vengo aquí y después de esperar la cola me dicen que no hay cita hasta el 5 de octubre». Es el testimonio de Nieves Ramos, vecina del barrio de la Macarena y usuaria del centro de salud El Alamillo, pero a su vez es el reflejo de lo que está pasando en la mayor parte de los ambulatorios de la provincia.

Colas en las puertas, teléfonos que suenan sin que nadie conteste, quejas por la eterna espera para ser atendidos y pacientes desesperados que no entienden por qué en medio de una crisis sanitaria «tan grande no se refuerzan las plantillas de personal». Es la imagen que se repite cada día a las puertas de los centros de salud sevillanos.

Los usuarios no son los únicos que se hacen estas preguntas. Profesionales, sindicatos y organizaciones médicas llevan semanas denunciando la «situación crítica» de la Atención Primaria y reclamando a la administración andaluza medidas «urgentes».

El Sindicato Médico exige la continuidad asistencial para paliar la falta de facultativos.

El Sindicato Médico de Sevilla es uno de los colectivos más reivindicativos en este sentido. «En estas semanas estamos asistiendo en directo al desastre en que se ha convertido la Atención Primaria sin tiempo para poder atender al elevado número de pacientes que lo precisan o piden cita, sin poder darles respuesta, con retrasos en las citas para realizar la PCR, con escasos minutos para realizar labores de rastreo y consultas telefónicas al mismo tiempo que se atienden las urgencias y los avisos domiciliarios, y todo ello con una plantilla mermada desde hace años y ahora en números tan críticos que no llegarían ni a cubrir los servicios mínimos que se decretarían en una huelga», denunció hace unos días el sindicato a través de un comunicado.

Conscientes de que no hay facultativos disponibles, el presidente de este órgano en Sevilla, Rafael Ojeda, exige la aplicación de la continuidad asistencial, pero con las «condiciones laborales y retributivas que corresponden». «La propuesta que se ha hecho desde algunos sectores de la Administración es que, ahora, dada la situación excepcional, se puedan autorizar 4 horas de accesibilidad por la tarde, sólo para un profesional por centro y día y a un precio inferior al complemento de la continuidad asistencial en Atención Hospitalaria», asegura.

La principal queja de los usuarios es la dificultad de poder coger cita por teléfono.

Mientras el Servicio Andaluz de Salud informa de que ha ampliado los servicios de centros de salud y consultorios con horario de tarde en toda la provincia así como de la contratación de 33 auxiliares administrativos más, uno por cada centro de salud en el caso de Sevilla capital, para reforzar la atención telefónica y en el mostrador a los usuarios que acudan presencialmente. 

Nieves Ramos, vecina de la Macarena y usuaria del centro El Alamillo.
Nieves Ramos, vecina de la Macarena y usuaria del centro El Alamillo. / JUAN CARLOS VÁZQUEZ

Sin embargo, no es suficiente y el enfado de la ciudadanía es cada vez mayor. En la capital, en el ambulatorio El Alamillo los pacientes llevan semanas formando largas colas en la puerta para exigir ser vistos por el personal médico. «Llamas y llamas y después de estar más de media hora por teléfono te dicen que no te pueden dar cita. Si en Salud Responde no cogen el teléfono, en el centro de salud tampoco y si vienes te dicen que aquí no vengas, entonces, ¿Qué hacemos?… Esto es una vergüenza«, manifiestan Nieves Ramos y su acompañante tras salir del centro. «Y la cita que te dan es para que te llame el médico por teléfono. Eso de verte en persona ya lo valora por teléfono el médico según lo que crea», manifiestan otros.

Isidro Jiménez, vecino de la Macarena y usuario del centro El Alamillo.
Isidro Jiménez, vecino de la Macarena y usuario del centro El Alamillo. / JUAN CARLOS VÁZQUEZ

Isidro Jiménez es vecino de la zona y desde la terraza de su domicilio asegura ver cómo cada día se repiten estas aglomeraciones en las puertas de este centro de salud. En su caso, «después de mucho intentarlo», logró coger cita a 20 días vista «sólo para recoger unas recetas». A este usuario además le llama la atención el hecho de que en la puerta del centro se avise de un aforo limitado de 10 personas en su interior y se establezcan medidas para mantener las distancias de seguridad en los bancos de sillas de la sala de espera mientras que en la puerta, donde se han habilitado asientos para hacer más llevadera la espera, no sea así. «Yo me pregunto dónde hay que respetar el aforo de diez personas y las medidas de seguridad. Aquí en la puerta se agolpa la gente a la espera de poder ser atendidos y nos han puesto unas sillas en las que no se indica que hay que respetar esas medidas», manifiesta este vecino.

Esteban Murillo, a la salida del centro de salud.
Esteban Murillo, a la salida del centro de salud. /JUAN CARLOS VÁZQUEZ

A las quejas por la falta de personal, se suman las de la «ausencia de coordinación». «Hay mucha gente que a lo que viene a hacer es una simple pregunta. Esto es un problema de coordinación entre los trabajadores porque son cuestiones que se podrían resolver sin necesidad de que la gente se vea obligada a tener que venir aquí para solventarlas», destaca Esteban Murillo.

En lo que a atención pediátrica se refiere, la situación no difiere demasiado. El cierre temporal de las consultas del centro de salud de Mallén y su traslado a El Greco para garantizar los circuitos diferenciados marcados por el coronavirus hace mella en la atención sanitaria. Los 2.000 niños más que ahora son atendidos en este centro han llevado, sobre todo a la enfermería, a un «colapso absoluto». Leticia García manifiesta en representación del resto de madres afectadas el «caos» en el centro. «Tras el traslado del mes de junio a mediados de agosto nos enteramos de que las tres pediatras que vinieron de Mallén a El Greco iban a volver a ser distribuidas por otros centros, al final no se ha hecho, pero nosotras estuvimos casi un mes sin poder coger cita porque no sabíamos a qué centro de salud pertenecía nuestra pediatra», afirma.

Varias personas hacen cola para poder acceder al interior del centro de salud de El Greco.
Varias personas hacen cola para poder acceder al interior del centro de salud de El Greco. / JUAN CARLOS VÁZQUEZ

Los testimonios se multiplican por distintas zonas de la capital, pero también en la provincia. En La Algaba, los vecinos aseguran que el centro de salud está «totalmente desbordado y colapsado» y ante la dificultad de ser atendidos por teléfono para poder coger cita, también han optado por irse directamente a hacer cola a las puertas del ambulatorio y allí, cual mercado de abastos, cogen turno y esperan poder acceder al centro y ser atendidos. Colas de más de 30 minutos, según manifiestan, en muchos de los casos para recoger o entregar un papel. Es el caso de Juan Antonio Bazán, un vecino del municipio que hace cola para entregar a su médico una carta con el resultado de un cateterismo al que se ha sometido en el hospital. «Me vengo sin cita porque no cogen los teléfonos y después de esperar aquí un montón de tiempo me cogen la carta y me dicen que le hacen una fotocopia y que ya me llamarán. Yo lo que quiero es que me vea mi médico y me explique lo que me han visto», manifiesta.

Colas a las puertas del centro de salud de La Algaba.
Colas a las puertas del centro de salud de La Algaba. / TWITTER

También para recoger cartas está en la cola María Dolores Soto. Esta vecina destaca el «gran trabajo» de los profesionales del centro «que hacen todo lo que pueden». No obstante, lamenta que no se sustituyan las bajas y que, como consecuencia, «se tenga a muchas personas mayores sin tratamientos o haciendo cola aquí» porque, asegura, «no cogen el teléfono y las citas las dan para más de 15 días».

En La Algaba, el Ayuntamiento recoge firmas para exigir mejoras a la Junta.

La situación en este municipio se ve agravada por la alta incidencia del virus, que incluso ha afectado a personal sanitario por lo que la plantilla se habría visto mermada por esta circunstancia. Inés Carretero es enfermera en este centro de salud y asegura que el número de PCR diarias que se están haciendo es muy elevado y que esto, sumado al resto de patologías que necesitan ser atendidas, «deja al centro prácticamente sin recursos». «Todo va en detrimento de la calidad de la asistencia a los usuarios», afirma.

DIEGO MANUEL AGÜERA

No entendemos la razón por la que los centros de salud están cerrados a día de hoy al público cuando todo el mundo está viviendo ya en la nueva normalidad

El Ayuntamiento es consciente de la delicada situación de la Atención Primaria en el municipio por una falta de personal «tremenda». «No entendemos la razón por la que los centros de salud están cerrados a día de hoy al público cuando todo el mundo está viviendo ya en la nueva normalidad, que parece que al Servicio Andaluz de Salud aún no ha llegado. Queremos como ciudadanos acceder a nuestros centros de salud y ser atendidos, eso sí, con todas las medidas de seguridad necesarias. Es cierto que los sanitarios están haciendo un trabajo titánico pero tienen falta de personal y de recursos humanos porque no se sustituyen bajas ni de médicos ni de administrativos», ha manifestado recientemente el alcalde Diego Manuel Agüera.

Fuente: Diario de Sevilla

Redacción

Next Post

El Acuario de Sevilla organiza actividades para la familia el festivo, 23 de septiembre

Dom Sep 20 , 2020
‘El viaje de Magallanes y Elcano’ guía las acciones que el miércoles se celebrarán en el recinto El próximo miércoles, 23 de septiembre, con motivo del día festivo en Sevilla, el Acuario de Sevilla realizará diferentes actividades en el acuario para la familiacon la primera circunnavegación de la Tierra como protagonista. Una oportunidad para conocer la historia […]