Un español crea una mascarilla, sostenible y tecnológica, capaz de autodesinfectarse, medir la calidad del aire y alertar de focos cercanos de coronavirus

Esta mascarilla inteligente se llama Cliu y cuesta 250 euros. Ha sido diseñada por el aragonés Álvaro González Romero-Domínguez y su socia y pareja, la italiana Simona Lacagnina, que viven en la ciudad italiana de Palermo.

En primer lugar es inclusiva porque es transparente y permite ver la boca de las personas, los que supone un gran avance para aquellas que tienen dificultades auditivas, pero también facilita la comunicación no verbal entre las que no las tienen.

Es sostenible, porque es reutilizable y además cuenta con unos filtros antimicrobianos y bioactivos, desarrollados por la Universidad de Siena, que «si terminan tirados en el medio ambiente» no lo dañarían.

Finalmente, el tercer pilar, el de la tecnología, hace de esta mascarilla un objeto inteligente. Cuenta con un sistema bluetooth, sensores y una serie de algoritmos que, a través de una aplicación, miden la calidad del aire, de la respiración, la frecuencia cardiaca y detectará si hay algún foco activo de coronavirus en las proximidades.

Finalmente, incluye una base de carga para la batería que tiene luz ultravioleta en su interior y que permite que la mascarilla se desinfecte en unos minutos.

📸 Cliu

Fuente: La Vanguardia

Redacción

Deja una respuesta

Entrada siguiente

Javier Tello, el estudiante con 38 matrículas de honor en la Universidad de Sevilla

Mié Jul 29 , 2020
Obtuvo la nota más alta en Selectividad en 2015 y ahora acaba Derecho y ADE de forma brillante Se llama Javier Tello Farfán de los Godos Villagrán, tiene 23 años y acaba de terminar la carrera de Derecho y ADE en la Universidad de Sevilla con 38 matrículas de honor […]