El Rinconcillo: 350 años sin cerrar ni un día hasta que llegó el coronavirus

1

Hasta la llegada de la pandemia, la taberna había sobrevivido a Napoleón, la gripe española o la Guerra Civil

Entre las tabernas históricas sevillanas que permanecen cerradas estos días se encuentra El Rinconcillo que, además, es la más antigua de la ciudad. Justo este año cumple 350 años, por los que se había elaborado un programa de actos coordinado por el periodista Francisco Robles. Hasta que llegó el Covid. El virus ha sido más fuerte que Napoleón Bonaparte, el cólera, la gripe española o la Guerra Civil. Ninguna pandemia ni conflicto bélico había logrado que este establecimiento abierto desde 1670 cerrara sus puertas.

Javier de Rueda, que encabeza ahora esta saga de empresarios hosteleros que se hizo cargo de la taberna de la calle Gerona 40 en 1858, explica a ABC que precisamente ha sido este año,

 en mitad de la efeméride, cuando se han visto obligados a bajar la persiana por tiempo indefinido. «Pasará a los anales de la historia, aunque sea como algo negativo».

Sus coroneles y sus soldados de pavía han sido el ejército que lo han mantenido a flote estos casi cuatro siglos. Pero estos nuevos tiempos, en los que la conciencia social es más sensible que antes con la llegada de una calamidad como la del coronavirus, han hecho que desde el 14 de marzo hasta (previsiblemente) el 25 de mayo la taberna más antigua de la ciudad haya dejado de funcionar.

Quizá la experiencia histórica ha llevado a la familia De Rueda a mira con optimismo el futuro y ver el vaso medio lleno. «Esto nos va a servir para reinventarnos al cien por cien», indica Javier. El Rinconcillo instalará códigos QR en las mesas para que los comensales consulten la carta, lo que les permitirá que los menús sean más variados que hasta ahora. «En este sentido nos va a venir bien, porque estamos acostumbrados a la carta plastificada que nos obligaba a mantener cartas fijas durante todo el año», señala.

Después de 350 años, «empezaremos de cero», apunta Javier de Rueda, que añade que esta nueva metodología de trabajo que se impone de guardar las distancias sociales hará que la taberna sufra un cambio drástico. El Rinconcillo tiene once veladores y «es imposible ampliarlos manteniendo la distancia de dos metros y respetando la línea de paso». Pero reabrirá. Y cuando lo haga, al menos en los primeros meses, la barra no tendrá funcionamiento. «Ahí irán dos mesas, de momento, lo que será una foto inolvidable», insiste el dueño siempre con optimismo.

Javier de Rueda cree que los clientes seguirán yendo y valorarán como algo histórico poder consumir sentados en el interior en un sitio que lleva 350 años acogiendo multitudes agolpadas comiendo y bebiendo de pie.

«Renovarse o morir» es la filosofía de El Rinconcillo que lo han mantenido vivo en la historia gracias a los fieles parroquianos.

Vía: ABC

Redacción

Un comentario en «El Rinconcillo: 350 años sin cerrar ni un día hasta que llegó el coronavirus»

Deja una respuesta

Entrada siguiente

Los funcionarios del Psiquiátrico Penitenciario rescatan a un interno que prendió fuego a su celda

Jue May 14 , 2020
Como consecuencia del incendio, el interno había quedado inconsciente. La Asociación Profesional de Funcionarios de Prisiones (APFP) ha denunciado un nuevo incidente producido en el Hospital Psiquiátrico Penitenciario de Sevilla, donde un interno tuvo que ser rescatado tras prender fuego a su celda. Los hechos se produjeron sobre las 19:45 horas de […]