Andalucía, pendiente de las instrucciones del Gobierno para poder ir a la playa tras la cuarentena del coronavirus

¿Vamos a poder ir a la playa con la familia este verano? Es la pregunta que revolotea por la mente de muchos andaluces estos días mientras el viento del coronavirus arranca las hojas del calendario en esta incierta cuenta atrás del confinamiento en torno al 10 de mayo. Ningún gobierno cuenta con un manual de instrucciones para guiarse por esta pandemia en la que lo más prioritario es salvar vidas y, después, viene todo lo demás, playas incluidas. 

Pero, una vez que la curva de contagios se allane, la Junta de Andalucía confía en su reapertura y uso, mientras prepara un plan a la espera de las directrices generales que aporte el Gobierno. «Es muy probable que podamos ir a la playa», aventuró ayer el vicepresidente y consejero de Turismo, Regeneración, Justicia y Administración Local, Juan Marín

Lo que el propio Ejecutivo autonómico ignora son las restricciones de carácter higiénico-sanitario, movilidad o aforo que puedan imponerse en las zonas costeras de esparcimiento para evitar el hacinamiento y posibles rebrotes del virus. «¿En qué condiciones? Eso habrá que determinarlo en función de cómo vaya evolucionando la pandemia y con los criterios que finalmente el Gobierno de España nos traslade», apuntó Marín, al ser preguntado por los periodistas por este asunto después de mantener una videoconferencia con el presidente del Consejo Andaluz de Cámaras de Comercio de Andalucía, Javier Sánchez Rojas, y su secretaria general, Estrella Freire

«Playas tenemos en todo el país y tendrán que ser los mismos criterios», dijo. El vicepresidente calificó de «ciencia ficción» algunas restricciones que ha visto. Los dueños de los chiringuitos de Andalucía ya han desechado por inviables algunas medidas propuestas por una empresa italiana como poner mamparas de cristal entre sombrillas y otro tipo de dispositivos portátiles para prevenir contagios.

«Desescalada» comarcal

En el Gobierno andaluz son partidarios de la reducción progresiva del confinamiento en las comarcas y territorios donde la enfermedad Covid-19 tiene una menor incidencia, siendo Andalucía una de las primeras en ponerlo en marcha. Y aquí conviene hilar muy fino. Una cosa es la «desescalada» por territorios y actividades productivas a medida que desciendan los contagios y otra diferente la movilidad total de los ciudadanos. Sobre esto último, la libre circulación, Marín es de la opinión de que «tenemos que salir todos a la vez». «No puede ser que Andalucía porque tenga una situación más favorable decida que se puede ir a Extremadura o los extremeños a aquí». 

Lo que ofrece pocas dudas es que las pautas para la vuelta gradual a la normalidad deben partir desde La Moncloa. «El primero que lo tiene que tener claro es el Gobierno», dijo Marín, que afeó a Pedro Sánchezla táctica de «lanzar globos sonda», como la propuesta de dejar salir a los niños desde el 27 de abril, sin concretarlas. Ayer la Junta seguía sin conocer cómo se aplicará esa medida. Una vez que el Ejecutivo central trace su estrategia de desconfinamiento, será el momento en que la Junta inicie los contactos con ayuntamientos y diputaciones afectadas para actuar. 

Trabajo de investigación

Antes de que el desconfinamiento por zonas estuviera sobre la mesa de los políticos, un grupo de investigación de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería de la Universidad de Sevilla ya propuso que se adaptara la cuarentena a las necesidades e incidencia del Covid-19 en cada provincia aplicando una fórmula matemática y tomando medidas adicionales para no bajar los niveles de seguridad para la salud pública. Con una fórmula matemática establecía un modelo de predicción que determinaba el aislamiento necesario para cada territorio. 

En su exhaustivo trabajo, avanzado por ABC, concluían que Andalucíadejaría de perder 2.880 millones de euros en el PIB regional si optara por una «desescalada» más local. Los sectores más golpeados por el parón económico serían, por este orden, la hostelería, el comercio al por mayor y las actividades inmobiliarias en la comunidad autónoma, según el estudio. El Gobierno andaluz estudia dos vías para aplicar el bono vacacional para los andaluces

El turismo parece abocado a la crisis más grave de toda su historia. Para mitigarlo, a falta de planes estatales, el Gobierno autonómico trabaja ya en un plan de choque a varias bandas. Proyecta lanzar una campaña para vender Andalucía como destino seguro y dirigida a captar al turista más próximo -el 70% de los que visitan esta tierra proceden de otras regiones de España-, organizar foros de investigación turística y estudia establecer un «bono de vacaciones» concebido para reducir su coste a los andaluces que decidan veranear en su tierra. La Asociación Empresarial de Agencias de Viajes de Sevilla aplaudió ayer esta iniciativa y pidió a al Junta que «no deje fuera» a este gremio del plan autonómico para dinamizar el turismo.

Turismo explora dos vías para poner en marcha este bono si el Ejecutivo central no secunda esta propuesta inspirada en otra que estudia Italia. La primera sería hacer una desgravación fiscal aún por cuantificar en el tramo autonómico del IRPF. En este caso, el beneficio llegaría tras hacer la declaración de la renta de 2021. La otra vía, más rápida, consiste en implantar unos bonos directos previamente acordados con empresas hoteleras para aquellos andaluces que contraten estancias en la comunidad. En este caso, se aplicaría un descuento por persona en el establecimiento que se facturaría a la Junta.

Vía: ABC

Redacción

Deja una respuesta

Entrada siguiente

Ningún ingreso en la UCI en Sevilla por coronavirus y baja de nuevo el número de nuevos casos

Mar Abr 21 , 2020
Ningún nuevo ingreso en las UCI por coronavirus. Ése es el dato más relevante de las últimas veinticuatro horas en Sevilla, según la información facilitada por la Consejería de Salud. Esta excelente noticia permite vislumbrar un número bajo de fallecidos en los próximos días, si se confirma la tendencia. Este domingo […]