Los obreros vuelven al Hospital Militar de Sevilla, que inicia su segunda fase.

Se invertirán 44 millones de euros en esta segunda fase que se acaba de iniciar que acabará en abril del año próximo, cuando se espera que se abran las 11 plantas del centro sanitario con sus 500 camas.

Operarios examinan una de las estancias que se van a rehabilitar en esta segunda fase de las obras – Manu Gómez

Los obreros han vuelto al Hospital Militar y no dejarán de trabajar allí, junto con un importante número de operarios y especialistas, hasta la primavera del año próximo, cuando se espera que acabe la segunda fase de rehabilitación del centro sanitario y se reabran las once plantas del edificio. Si se cumplen los plazos previstos, como sucedió en la primera fase, terminada en menos de seis meses y que recuperó tres de las once plantas, el Hospital de Emergencia Covid (HEC), cómo se denomina provisionalmente, estará plenamente operativo y con sus quinientas camas abiertas para la Semana Santa de 2022.

La dificultad añadida de esta segunda fase reside en que el hospital está abierto desde hace cinco meses y

 deberá convivir con las obras, algo que no ocurrió durante la primera. Sin embargo, se van a compartimentar las zonas activas para que los trabajos derehabilitación no interfieran en la asistencia, centrada hasta ahora en patología Covid. El Hospital Virgen del Rocío, del que depende orgánicamente, lo hizo el pasado año con varias obras del Infantil, Hospital de la Mujer, y las UCI sin que esa asistencia se viera perjudicada.

El Hospital Militar, cuyo director adjunto es Luis Martínez Hervás,dejará de ser un hospital Covid y se convertirá en un centro sanitario que tratará otras patologías, aunque seguirá siendo un apoyo y complemento para el resto de hospitales públicos de Sevilla, como lo está siendo desde su reapertura parcial el pasado 1 de febrero. El HEC, que ha atendido a más de mil pacientes en estos meses y tiene en este momento a 75 enfermos, de los cuales 12 reciben atención intensiva, ha permitido desde su inauguración que Virgen del Rocío, Virgen Macarena, Valme y San Juan de Dios del Aljarafe hayan podido mantener su actividad quirúrgica ordinaria pese a la tercera ola de la pandemia, que acabó saturando estos dos últimos.

Las derivaciones de pacientes permitieron la lucha de los demás hospitales públicos sevillanos contra el cáncer y demás patologías no Covid y el convenio con las clínicas privadas reducir las listas de espera quirúrgicas, que se habrían disparado hasta límites impensables de no haberse tomado esta decisión.

Fuente: ABC

Redacción

Entrada siguiente

Roba su propia furgoneta del depósito de vehículos de Sevilla tras llevársela la grúa

Dom Jun 27 , 2021
El conductor aprovechó que salía otro vehículo y que estaba la barrera levantada para huir del recinto Las medidas de seguridad del depósito municipal de vehículos han quedado en evidencia esta semana después de que una persona lograra sustraer una furgoneta del interior y la sacara por el acceso principal sin muchos […]