Al menos tres muertos tras una gran explosión en un edificio de la calle Toledo en Madrid mientras revisaban una caldera

El estallido en la parroquia Virgen de la Paloma ha dejado seis heridos, uno de gravedad, y hay un hombre todavía desaparecido

Una enorme explosión ha destruido varias plantas de un edificio ubicado en el número 98 de la calle de Toledo, en el distrito de Latina, junto a la parroquia Virgen de la Paloma. En estos momentos hay un desaparecido se han contabilizado al menos tres fallecidos –aunque podrían ser más de cuatro– y seis heridos, según ha informado a ABC Delegación del Gobierno. De los heridos, los más «significativos» son un «varón de 26 años con fractura de tobillo y traumatismo lumbar, con pronósotico moderado y trasladado al Hospital de La Paz; y un varón de 53 años con traumatismo craneoencefálico, trasladado al Ramón y Cajal».

Concretamente, la explosión ha tenido lugar en los locales parroquiales y los pisos de residencia de los sacerdotes de la parroquia Virgen de la Paloma, según ha confirmado a ABC el Arzobispado de Madrid. Al parecer, la explosión se ha producido cuando dos personas estaban revisando una caldera. Una fallecida es una mujer de 85 años y el otro un varón cuya edad no ha sido facilitada. Además, uno de los desaparecidos sería el electricista que había acudido a revisar el aparato y que tiene cuatro hijos pequeños, según ha podido saber ABC. 

El estallido se ha producido en un momento en que el que no suele haber muchas personas en el edificio. En el enclave dañado se suelen reunir comunidades del Camino Neocatecumenal, también conocidos como «los kikos». Las llamas continúan a esta hora en la parte baja del edificio, sin que por ahora se conozcan más detalles acerca del estado de la estructura afectada. Al menos, sobre el terreno. 

En la parroquia, cuenta una feligresa, coexisten actualmente 18 comunidades de entre treinta y cuarenta personas cada una. «Es un bloque entero, donde nos reunimos en diferentes salas y en días alternos», resume esta mujer, visiblemente afectada. Dentro del inmueble también hay un centro de Caritas y otro destinado a ayudar a niños en situación de vulnerabilidad. «Precisamente, hoy estábamos citados a las 20.30 horas», añade la testigo, quien pertenece a la comunidad número 13: «He venido desde el trabajo en cuanto me lo han contado».

«Los bomberos están comprobando si se han producido daños estructurales. No tenemos constancia de que se hayan producido víctimas en este momento en la residencia anexa, salvo algunos rasguños producidos por la caída de cascotes. Lo que sí se confirman son al menos dos fallecidos por la explosión», explicaba el alcalde,  José Luis Martínez-Almeida, que ha sido la primera autoridad política en llegar al lugar.

En Puerta de Toledo, el fuerte estallido ha dejado paso al miedo y a la confusión. La calle, a la altura del edificio afectado, ha quedado totalmente devastada, en una imagen más propia de cualquier zona de guerra. La Policía Municipal ha establecido diversos filtros para que los servicios de emergencia puedan continuar con los trabajos. En la glorieta de Pirámides, los vehículos ya no pueden circular hacia la Puerta de Toledo, donde un siguiente control impide el paso a los ciudadanos de a pie a mitad de glorieta.

Un helicóptero de la Policía sobrevuela el enclave, al tiempo que los Bomberos inspeccionan la cuarta planta desde el exterior del inmueble. Por su parte, los sanitarios del Samur-Protección Civil siguen traslandando a diversos heridos. Decenas de vecinos, periodistas y curiosos se concentran en las inmediaciones, mientras los agentes se esfuerzan en despejar los accesos. «Escuchamos un ruido enorme», dice una joven, que abandonó rápidamente su vivienda, muy cerca del lugar de la explosión: «El edificio temblaba».

Minutos antes de las tres de la tarde se ha producido la fuerte explosión, muy próxima a la residencia de mayores con 55 ancianos de La Paloma y al colegio a La Salle La Paloma – Fundación Lara. «Podemos confirmar que no había niños en el patio en el momento de la explosión», según ha informado el padre de una alumna que acude a ese centro. Comercios, bares y cafeterías del barrio de La Latina están refugiando a los mayores desalojados de la residencia colindante, según los restauradores de la zona. El Café Pavón está ofreciendo información sobre los mayores allí refugiados, informa Ep.

Fuente: ABC

Redacción

Entrada siguiente

Salvador Illa y Jesús Aguirre comparecen tras el Consejo Interterritorial de Salud en Sevilla, en directo

Mié Ene 20 , 2021
Los ministros de Sanidad y Política Territorial y el consejero andaluz de Salud comunicarán, a las 18:30, las conclusiones alcanzadas sobre la limitación de la movilidad nocturna tras la cita en San Telmo El polémico adelanto del toque de queda a las 20:00 está en el punto de mira desde que Castilla […]