Arqueólogos andaluces descubren en Egipto restos de un tratamiento ginecológico realizado hace 4.000 años

La investigación de los vestigios desvela que la mujer fue tratada con fumigaciones tras sufrir una fractura en la pelvis

Los restos de un tratamiento ginecológico al que se sometió un mujer hace casi 4.000 años han sido descubiertos por arqueólogos andaluces en Egipto. La mujer, según los investigadores del proyecto Qubbet El-Hawa que dirige la Universidad de Jaén en la población egipcia de Asuán, murió torno al 1800 antes de Cristo. Se llamaba Sattjeni, pertenecía a la clase privilegiada de la antigua ciudad de Elefantina y fue enterrada en la necrópolis del lugar. 

Entre sus piernas vendadas se halló un cuenco cerámico con restos óseos quemados, cuyo análisis, realizado por un equipo de antropólogos de la Universidad de Granada, que colabora con el proyecto de la Universidad de Jaén, confirmó que la mujer había sufrido una lesión traumática en su pelvis.

Lo investigadores creen que la lesión se debió a una caída, que le tuvo que producir graves dolores. Los científicos consideran muy probable que, para aliviarlos, la mujer fuese tratada con fumigaciones, tal y como los papiros médicos egipcios de la época describen para solucionar problemas ginecológicos.

«Lo más interesante del descubrimiento de los investigadores de la Universidad de Jaén no es sólo la documentación de un tratamiento ginecológico paliativo, algo que de por sí es único en la arqueología egipcia, sino que este tipo de tratamientos con fumigaciones se describieron en papiros médicos contemporáneos y, hasta ahora, no había pruebas de que se llevaran a cabo», señala el doctor en Egiptología de la UJA Alejandro Jiménez, director del Proyecto Qubbet el-Hawa. 

La Universidad de Jaén excava en esta necrópolis desde el año 2008. Su proyecto se ha centrado en las tumbas de los gobernadores de la provincia fronteriza de Egipto con Nubia durante la Dinastía XII y, en este tiempo, ha realizado importantes descubrimientos desde el punto de vista histórico. Este proyecto ha estado financiado por el Ministerio de Ciencia e Investigación, por las Fundaciones Gaselec y Palarq, el Grupo Calderón y la Asociación Española de Egiptología.

La colaboración de la Universidad de Granada ha sido valiosa. El análisis de los restos óseos, que ha sido realizado por un equipo de antropólogos de la institución académica coordinados por Miguel Botella, es el que ha confirmado la mujer había sobrevivido a una grave fractura en su pelvis, así como la probable causa del trauma y los síntomas que le generó. 

Los investigadores andaluces encontraron la momia que ha generado la investigación en la tumba QH34 un pozo vertical excavado en la roca que terminaba en una cámara funeraria con diez enterramientos intactos, según detalla la Universidad de Granada.

Fuente: ABC

Redacción

Next Post

Kiko Rivera e Isabel Pantoja, dispuestos a ir a los tribunales

Mié Nov 18 , 2020
El DJ ha estallado y acusa a su madre de haberle «robado» y «engañado» de manera premeditada. Ella también podría demandarle a él por injurias. ¿Habría alguna forma de que madre e hijo firmasen la paz? Te contamos lo último de este tenso enfrentamiento. Kiko Rivera está triste, decepcionado, vacío […]