El dueño del taxi Maserati intentó estafar 14.000 euros al Ayuntamiento de Carmona simulando un accidente

El Juzgado de lo Administrativo-Contencioso le da la razón al Ayuntamiento, al que le reclamaba una indemnización tras el informe policial que desmontaba la teoría del conductor

Al dueño del taxi Maserati, un vehículo valorado en el concesionario en unos 130.000 euros y popularmente conocido como «taxirati» y que formaba parte de la flota de taxis de Sevilla desde 2017 hasta hace un mes, le están «pillando» varias de las estafas que ha ido simulando durante el presente año. 

El pasado 19 de septiembre trascendía que la Policía Nacional lo detuvo y puso en libertad posteriormente por una doble estafa al averiguarse que «participó» en la quema de su propio vehículo, que apareció en llamas el 11 de agosto en una calle de Sevilla Este. 

Según averiguó entonces la Policía, el vehículo ardió de manera intencionada con el objetivo, presuntamente, de que su dueño pudiera cobrar una prima a su seguro. Esta fue la primera estafa. La segunda, haber presentado una denuncia ante la Policía diciendo que el incendio fue fortuito. 

La Policía científica actuó rápidamente ante las sospechas de que fuera intencionado al haberse originado el incendio en la parte delantera del coche y en una zona no muy concurrida de la ciudad mientras él aseguraba que estaba de vacaciones y que el taxi llevaba varios días allí aparcado. «Estoy hundido. Había trabajado mucho por conseguir mi sueño», explicaba a ABC en su día.

Eso fue en septiembre de este año, pero al dueño del taxi Maserati le han pillado otra presunta estafa por unos hechos ocurridos en enero en la localidad sevillana de Carmona y cuya investigación por parte de la Policía Local ha acabado a finales del mes de agosto.

Según ha podido ABC, el dueño del polémico taxi sevillano, que se hizo famoso en el año 2007 cuando su propietario salió en todos los medios por el hecho de tener el coche más caro de la flota de los taxistas de la provincia de Sevilla, simuló un accidente que nunca ocurrió en Carmona por el que le solicitaba 13.900 euros al Consistorioque dijo haber sufrido.

En el informe policial al que ha tenido acceso este medio, se reconoce que esta estafa se resolvió el pasado mes de agosto después de un recorrido judicial iniciado cuando supuestamente sucedieron los hechos, el 13 de enero y que el Juzgado ahora le ha dado la razón al Ayuntamiento de Carmona. 

«Los hechos ocurridos en los que interviene esta Policía Local de Carmona, en los que se encuentra implicado el taxista conocido como «taxirati», ya que el vehículo con el que presta sus servicios es un turismo de la marca y modelo Maserati Ghibli, que recientemente ha sido noticia en los periódicos por haberse incendiado de forma misteriosa y estar su propietario investigado por tales hechos», detalla el documento de la Jefatura tras dar por finalizado el servicio de Responsabilidad Patrimonial del Ayuntamiento de Carmona el expediente de reclamación de responsabilidad.

El Juzgado de los Contencioso-Administrativo, desestimó la solicitud de indemnización que reclamaba a la administración local una cuantía de 13.719 euros.El inicio del expediente tuvo lugar cuando una patrulla de la Policía Local fue requerida el 13 de enero por el conductor de este taxi, debido a un accidente de circulación que decía haber sufrido

«La manifestación contraria de la versión que el conductor del vehículo dio a los agentes sobre lo sucedido, de la que tenían los agentes sobre lo ocurrido, hizo desconfiar sobre el conductor del vehículo, por lo que confeccionaron un atestado con las correspondiente diligencias», explican en el escrito.

En el mismo hacen constar su padecer y muestran su disconformidad sobre lo ocurrido, «ampliando esta información con mediciones y fotografías». Por parte de los agentes se sugirió al servicio de Responsabilidad Patrimonial del Ayuntamiento de Carmona, «que les participe si el propietario del vehículo con la placa de matricula aportada hiciera algún tipo de reclamación», como así ocurrió.

Con posterioridad a lo indicado al servicio de Responsabilidad Patrimonial y transcurridos más de treinta días, «los agentes son informados de una reclamación por importe de 13.719 euros realizada al Ayuntamiento Carmona por el conductor del vehículo, poniéndose los agentes a disposición de la Instructora que inicia el expediente hasta su finalización con el fallo de la sala de lo Contencioso-Administrativo, en el que se refiere la intervención, Atestado y posterior Informe Técnico de los Agentes de Policía», se explica en este documento policial.

Ardua labor de contraste policial

Hasta llegar a esta resolución de la estafa por un accidente que no ocurrió, la Policía Local «ha necesitado de una constante dedicación por parte de la Instructora del procedimiento, cuyo resultado final ha sido muestra de la constancia y coordinación con esta Jefatura de Policía Local», finaliza.

En 2017, el propietario aseguraba el dueño del taxi que sus padres le prestaron «algo de dinero» para comprar este coche, algo que hizo en un concesionario de Marbella, que lleva abierto muchos años —en Sevilla hay otro concesionario que vende esta marca italiana— «aunque cuando les dije que lo quería para que fuera un taxi no se lo creían al principio».

Una persona que antes de ser taxista trabajaba en una clínica privada pequeña y que vio cómo esta echaba el cerrojazo dejándole en la calle. Entonces se reinventó y entró a formar parte de la familia del taxi, explicaba en 2017 a ABC el dueño de este vehículo que ha acabado como siniestro total tras un incendio intencionado.

Fuente: ABC

Redacción

Next Post

¿Puede la vacuna de la tuberculosis evitar los efectos graves del coronavirus?

Vie Oct 9 , 2020
El Hospital Macarena coordina en España un estudio internacional dirigido a profesionales sanitarios para evaluar la eficacia de la vacunación reciente con BCG para prevenir infecciones graves Cada día hay nuevas evidencias de que la vacuna contra el coronavirus no llegará a corto plazo, de ahí que se insista en protegerse […]