5 agosto 2020

Sevilla.net

LA WEB DE LOS SEVILLANOS

La orilla derecha del río Guadalquivir será la nueva zona de ocio de Sevilla

Al Muelle Uno del Puerto y a la recuperación de Altadis se une un proyecto privado pionero, los Jardines de las Cigarreras

La relación de Sevilla con el Guadalquivir está cambiando en los últimos años y, gracias sobre todo a la iniciativa privada, la ciudad ha dejado de darle la espalda al río. Casi todos los grandes proyectos que se están tramitando actualmente tienen relación directa con la dársena. El primero que irrumpió fue Sevilla Park, que se ha quedado en agua de borrajas por culpa de la lenta burocracia municipal. Luego le siguieron otras propuestas como el muelle comercial y de ocio que el Puerto ha diseñado en la zona de las naves de Las Razas, donde pretende replicar el Muelle Uno de Málaga. Es más, el presidente del recinto, Rafael Carmona, ha puesto en marcha ya la creación del llamado

 «Distrito portuario» de Sevilla, una idea con la que pretende integrar este espacio tradicionalmente logístico con la ciudad.

A esto hay que añadir el arreglo del Muelle de las Delicias y del Paseo de Nueva York, que actualmente permiten pasear desde el Puerto hasta la Cartuja por la margen izquierda del río. Pero en los últimos meses se ha desarrollado sobre todo el diseño de la margen derecha, en la que tras la recuperación del Paseo de la O y el derribo ya licitado de la antigua comisaría de la calle Betis para colocar ahí el monumento a los sanitarios que promueve la Junta de Andalucía en cada ciudad, están pendientes dos proyectos fundamentales: Altadis y el Jardín de las Cigarreras.

En el primero ya hay un acuerdo entre el Ayuntamiento y la empresa tabaquera que sólo está a falta de las opciones terciarias que maneja Altadis, a las que el gobierno municipal tiene que dar el visto bueno. La idea principal es un hotel, pero sin nuevas edificaciones, ya que una de las grandes novedades del acuerdo vigente es que el Ayuntamiento cede a la empresa el edificio principal, conocido como Cubo, mientras que el resto del recinto será de uso público. El proyecto planteado por Urbanismo consiste en construir ahí un paseo fluvial con restaurantes que operarán bajo una concesión administrativa. Por lo tanto, ese espacio que lleva más de una década cerrado se convertirá en una nueva zona de esparcimiento con equipamientos públicos que permitirá tener unas vistas completamente novedosas del Palacio de San Telmo y la Torre del Oro desde la orilla de Los Remedios. Pero para el desarrollo de esta iniciativa también será clave el proyecto privado de los Jardines de las Cigarreras.

Como informó este periódico la semana pasada, la Junta de Andalucía ya ha dado el visto bueno a la Cámara de Comercio para la construcción de su club social en este espacio. Este proyecto se denominará «Plaza Iberoamericana» y supondrá la regeneración urbanística y social de esta zona situada junto a los clubes Mercantil y Labradores. La iniciativa la lidera la sociedad Jardín de las Cigarreras SL, representada por Miguel Ángel Melgar, y las obras las está ejecutando ya Acciona Construcciones tras un retraso en los plazos provocado por la aparición de una tubería de gas que pasaba por este solar situado junto al puente de Los Remedios. En dos años, como máximo, está prevista su apertura.

El Jardín de las Cigarreras tendrá cuatro zonas. En primer lugar, un parque público junto a la lámina del río que ocupará el 80 por ciento de los 15.780 metros de superficie del solar. Bajo esta zona verde habrá un aparcamiento para 262 plazas, que será lo primero en abrir. En tercer lugar habrá un edificio situado en la zona más próxima al Mercantil, que será el que albergará el Club Antares Cámara de Comercio. Y por último, se construirá otro inmueble de ocio y hostelería explotado por el grupo Arttysur bajo el nombre de «Puerto Tartessos», aunque según ha podido saber este periódico detrás de este grupo hay una importante empresa inversora del sector sanitario.

La inversión total será de ocho millones de euros y el proyecto contempla, además de los espacios para ocio, eventos, exposiciones y congresos, seis restaurantes y un mirador. De hecho, ya están cerrados los acuerdos con varias empresas de restauración del primer nivel tanto a nivel local como nacional. El edificio tendrá un salón de eventos de 900 metros cuadrados con zonas ajardinadas orientadas al río. En la planta superior, habrá un restaurante panorámico con una terraza de 350 metros cuadrados a catorce metros de altura de la lámina de agua, con vistas al río y al casco histórico de la ciudad. Y en los jardines, otros seis negocios de hostelería.

Frente a este inmueble estará el de la Cámara de Comercio, que tendrá 3.000 metros cuadrados y que será el principal reclamo de esta nueva zona de expansión de la ciudad que, si se cumplen todos los pronósticos, dentro de cuatro años habrá reformado el mapa del ocio en Sevilla. Cuando se celebra el V Centenario de la primera vuelta al mundo, el Guadalquivir volverá a tener protagonismo después de decenas de proyectos fallidos. La ciudad, por fin, se pondrá mirando de cara al río.

Fuente: ABC