Sevilla ultima la entrega de dos mil viviendas nuevas a pesar del Covid-19

El 60 por ciento de todas las urbanizaciones en construcción ya se ha vendido y Gaesco habla de un «momento esplendoroso» para el sector

El coronavirus no ha podido con la grúa. La pandemia sí ha afectado a multitud de sectores, alguno de manera dramática como el transporte, la hostelería o el turismo, pero el ladrillo está manteniendo los niveles que ya presentaba en los meses previos al estallido de la crisis sanitaria e incluso mostrando algunos síntomas de refuerzo. A pesar de la coyuntura tan adversa. Un verdadero bálsamo para la economía, que ya sufre las consecuencias del Covid-19 de forma drástica. La construcción en Sevilla y su área metropolitana atraviesa un «momento esplendoroso», según el análisis de Juan Aguilera, el gerente de la patronal Gaesco, que esta semana se ha reunido con el Ayuntamiento para proponerle un Plan de la Vivienda enfocado

 a los jóvenes. Los datos que maneja el sector son muy elocuentes. Actualmente se están construyendo dos mil viviendas en la capital y sus alrededores que van a entregarse en los próximos meses, mientras que en proceso administrativo a la espera de licencia hay otras 15.000. De las que están ahora mismo en marcha, ya se ha vendido el 60 por ciento y hasta ahora no se han producido renuncias a pesar de la crisis económica generada por el coronavirus. «La situación nos está demostrando que esta crisis es distinta a la del 2008», sentencia Aguilera sin rodeos. «Las empresas inmobiliarias estamos ahora en una posición bastante más sólida, sin el apalancamiento que entonces teníamos, aparte de una situación más saneada y una perspectiva en el medio plazo bastante mejor», añade.

Los compradores actuales tienen otro perfil y el mercado en Sevilla está mucho más ajustado a la realidad que en la anterior crisis económica. Las promociones vendidas ahora están ya pagadas al 50 por ciento en la mayoría de los casos, por lo que no se han producido arrepentimientos. «Antes la gente daba una entrada y siempre se podía echar para atrás. Ahora la vivienda está vendida y con pagos muy avanzados, algo que se debe a que en estos momentos en Sevilla y su área metropolitana tenemos una demanda con capacidad de pago, hay gente que no puede abordar una entrada inicial de una vivienda, pero de un tiempo a esta parte el sector ha estado viviendo de gente que se ha comprometido a pagar porque es solvente, hay capacidad adquisitiva como para que el horizonte del sector inmobiliario en el medio plazo sea tranquilo», analiza Aguilera, que insiste en que la situación en la provincia era óptima antes del 14 de marzo, día en el que se decretó el estado de alarma. «Yo espero que Sevilla tenga la oportunidad de impulsar la línea que llevaba, estaba lanzada antes de esta crisis. Antes del 14 de marzo, todos los datos eran fantásticos. Sevilla está construyendo 24 hoteles de cuatro y cinco estrellas. El sector de la construcción está en un momento esplendoroso, y lo dice alguien que ha visto ya muchas crisis», recalca el gerente de Gaesco, que propone como paradigma de esta nueva eclosión la construcción del centro logístico de Amazon en Dos Hermanas, donde «hay ahora mismo 700 personas trabajando en un proyecto de primerísima magnitud».

Las promotoras que están impulsando las mayores bolsas de vivienda en Sevilla en estos momentos son Aedas Homes, que está desarrollando la Hacienda Rosario y algunas promociones en Mairena, Entrenúcleos y zonas de alto valor de Sevilla como Viapol; Hábitat Inmobiliaria, que tiene urbanizaciones en marcha en Mairena del Aljarafe, Sevilla Este, Camas y Dos Hermanas; Insur, con promociones en Sevilla Este y Entrenúcleos; Vía Célere, también en Entrenúcleos y Sevilla Este y Metrovacesa, que tiene los dos grandes desarrollos de Palmas Altas y Cruzcampo. Si a estas promociones se le suman las de inmobiliarias como Promar, que basa su negocio en la recuperación de edificios en Triana y el Casco Histórico, Sevilla está en un proceso de expansión urbanística que en el próximo lustro podría traducirse en casi 20.000 nuevas viviendas.

Sin embargo, el gerente de Gaesco considera que los precios de la capital siguen siendo muy altos y eso ha motivado la diáspora al cinturón metropolitano, sobre todo a Dos Hermanas, donde el desarrollo de Entrenúcleos está siendo muy rápido en los últimos meses, tras el parón de la crisis, y se prevé un desembarco de unos 40.000 habitantes cuando todo esté construido. No obstante, Aguilera celebra que «estamos recibiendo una nueva sensibilidad de las administraciones, tanto del gobierno de la Junta como del Ayuntamiento. Son de distinto color, pero los dos están muy interesados en que hagamos alianzas y desarrollo de verdad de colaboraciones público privadas. Sevilla capital tiene que tirar más, es muy cara en vivienda y la gente quiere vivir aquí, por lo que tenemos que hacer más atractivo el sector inmobiliario de la capital. La gente se está yendo a Dos Hermanas, Alcalá y Mairena. Ese es nuestro próximo reto». Los proyectos en tramitación pueden servir para obrar ese cambio de tendencia, sobre todo los de Cruzcampo y Buenaire, dos barrios que se han proyectado con viviendas a precios medios.

Para avanzar en esa senda, Gaesco le ha propuesto al Ayuntamiento un «pacto por la vivienda» que se basa en solicitar mayor laxitud fiscal. «No se trata de pagar menos impuestos, sino en plazos distintos», explica Aguilera. «El plan se basa en que el Ayuntamiento demore el pago de las licencias de obra en lugar de exigirlas nada más solicitar la aprobación del proyecto, lo que pedimos es que esto se cobre cuando se haya construido la edificación, con lo cual se le da más respiro al promotor para que con su liquidez pueda atender el desarrollo del proyecto y que el Ayuntamiento se garantice más actividad económica». La misma solicitud se le ha planteado a la Junta de Andalucía: «Hemos pedido que sea sensible a demorar la exigencia de impuestos tan importantes como los actos jurídicos documentados, que hay ocasiones en que los cobra 13 veces y que los exige antes de que se vayan a construir las viviendas. Lo que estamos planteando desde Gaesco es aprovechar el carácter locomotora del sector inmobiliario para generar empleo, para mitigar la caída del sector turístico y que generemos trabajo desarrollando una necesidad básica como la vivienda». Una discusión que nada tiene que ver con la de los tiempos duros y que demuestra que la construcción no se ha contagiado del virus en Sevilla.

Viviendas para jóvenes, la asignatura pendiente

El gerente de Gaesco reconoce que las actuales condiciones de compra de viviendas en Sevilla impiden el acceso de los jóvenes al mercado, lo que hace que tengan «pocas posibilidades de emancipación». «No puedes exigir que las empresas tengan que pagar unos impuestos desproporcionados que quemen la poca liquidez que tienen porque eso impide construir en condiciones idóneas para los jóvenes. Si se produde un aplazamiento de impuestos, el Ayuntamiento percibe su contribución al mismo tiempo que genera riqueza y la gente tiene la posibilidad de acceder a una vivienda. Le estamos diciendo a la administración central que avale un préstamo para que el comprador pueda hacer frente a la entrada inicial y a la Junta y al Ayuntamiento que sus impuestos se aplacen hasta que se acabe la obra. Eso permitiría poner en marcha en Sevilla muchos proyectos para jóvenes que pueden hacer frente a una hipoteca pero no tienen el ahorro para desembolsar una entrada inicial», razona Aguilera.

Fuente: ABC

Redacción

Deja una respuesta

Entrada siguiente

Turismo cultural y de ocio, para este fin de semana en Sevilla

Vie Jun 12 , 2020
La provincia acoge un ramillete de monumentos y actividades al aire libre que son una opción a este fin de semana ante el éxodo masivo hacia las costas La fase tres de la desescalada por el Covid-19 permite la movilidad interprovincial, y eso en Sevilla cuando se acerca esta fecha es sinónimo […]