Los sevillanos le han cogido miedo al autobús por el coronavirus

Tussam sólo ha recuperado el 36 por ciento de sus usuarios y el Ayuntamiento busca fórmulas para generar confianza y evitar que se dispare el uso del coche particular

Los sevillanos le han cogido miedo al autobús tras la fase más dura de la pandemia. La posibilidad de coincidir con personas desconocidas en un espacio pequeño, donde los contagios son en teoría más probables, está lastrando la remontada de Tussam, cuyo número de usuarios no termina de despuntar. A pesar de las medidas de higiene y seguridad que la empresa pública está tomando, los ciudadanos prefieren otros medios de transporte por el momento, lo que por otra parte preocupa al gobierno municipal, ya que esto puede traducirse un crecimiento del tráfico de coches particulares, lo que se traduce en atascos y contaminación. En este contexto, la empresa pública de transportes Tussam decidió ayer elevar su oferta al cien por

 cien de la existente en el mismo periodo del año 2019 una vez que se ha producido una significativa evolución en la demanda. De hecho, el pasado viernes se superó por primera vez desde la declaración del estado de alarma los cien mil usuarios diarios, lo que supone el doble de la cifra registrada cuando el 11 de mayo se inició el proceso de desescalada. No obstante, las cifras aún distan mucho de las anteriores a la crisis sanitaria y el número de viajeros se sitúa en torno al 36 por ciento de los registrados en el periodo previo a la pandemia.

Concretamente, tras varias semanas del estado de alarma con una demanda inferior al diez por ciento, el proceso de desescalada arrancó el pasado 11 de mayo con 47.082 viajeros en el primer día laborable. Tres semanas después, el pasado viernes se llegó a los 103.387 viajeros. Durante toda la semana pasada la cifra de usuarios se situó por tanto en torno al 36 por ciento de los datos de los meses previos a la pandemia.

Precisamente, con el objetivo de recuperar usuarios y generar confianza entre la ciudadanía, el gobierno de la ciudad y la dirección de la empresa han detallado en el consejo de administración el inicio de los trámites para obtener la certificación de AENOR en todos sus vehículos contra el Covid-19, avalando de esta manera que todos los servicios ofrecen las mejores y mayores garantías higiénico-sanitarias para todos los usuarios.

«Durante todos estos meses la empresa ha ido implementando distintas medidas de seguridad adaptadas a las distintas fases del estado de alarma como las limitaciones de aforo, desinfecciones, distribuciones de mascarillas o protección de la plantilla. Ahora, queremos formalizar este sistema con una evaluación, externa y profesional realizada por AENOR. El objetivo es que esta vuelta progresiva a la normalidad la ciudadanía mantenga su confianza en el transporte público con un medio en el que está garantizada la seguridad y la salud de los usuarios y de la plantilla», explicó el delegado de Gobernación y Fiestas Mayores, Juan Carlos Cabrera.

En este sentido, la semana que viene, un comité de expertos de AENOR realizará la auditoría necesaria y oportuna para que se certifique que todos los protocolos anti- Covid 19 aplicados por Tussam responden de manera contundente a los requisitos legales exigibles y están en la línea de las recomendaciones de todos los organismos internacionales y de las autoridades sanitarias.

Desde hoy los autobuses de Tussam pueden ocupar el cien por cien de sus asientos y 2 personas por metro cuadrado. Esto supone una capacidad de 40 personas en vehículos de diez metros; 50 en vehículos de 12 metros; 60 en unidades de 15 metros; 75 en vehículos articulados y 115 en el tranvía. Tal y como establecen los protocolos de Tussam, todos los vehículos se desinfectan diariamente y tienen además un tratamiento específico de refuerzo con pulverización de forma semanal. El pago en metálico sigue suspendido y sólo se puede abonar con las distintas tarjetas de contacto. Pero, a pesar de todo, los usuarios no crecen. El temor al contagio sigue siendo el principal viajero de los autobuses urbanos de Sevilla.

Fuente: ABC

Redacción

Deja una respuesta

Entrada siguiente

Muere el cantante Pau Donés

Mar Jun 9 , 2020
El líder de Jarabe de Palo fallece a los 53 años tras una larga lucha contra el cáncer El músico catalán Pau Donés, vocalista del grupo Jarabe de Palo, ha muerto a los 53 años de edad a consecuencia del cáncer que padecía desde hace cinco años, según han comunicado fuentes de su familia. […]