El «miedo» a la playa por el Covid-19 dispara las reservas de casas rurales en la Sierra Morena sevillana

Dice el refranero popular que «donde hay un problema, siempre hay una oportunidad». Y eso lo han visto muy bien en la Sierra Morena sevillana. El miedo al contagio por el Covid-19 y las posibles limitaciones en las playas, así como la incertidumbre de cómo va a ser la vuelta a la «normalidad» este verano ha provocado que muchos sevillanos empiecen a pensar en una alternativa a las costas gaditanas y onubenses en los meses de julio y agosto.

Y en la provincia de Sevilla, esta oportunidad pasa por los municipios serranos, en concreto por elalquiler de casas rurales, según ha comprobado en un sondeo ABC y que corrobora el presidente de la Mancomunidad de municipios de

 la Sierra Morena sevillana, Sotero Martín, alcalde de una de las localidades que está registrando una mayor demanda para este verano, como es Cazalla de la Sierra.

«Lo hemos pasado mal porque con la pandemia se cancelaron muchas reservas para la primavera, pero ahora sé que se está recuperando el sector porque la gente está empezando a hacer reservas. Tenemos unas 600 camas disponibles para atender la demanda», explica. Sin embargo, son «las segundas residencias en la comarca lo que más nos preocupa y alarma entre los pueblos de la Sierra Morena, que son unas cuatrocientas más o menos, porque no sólo habrá que cuidarse uno mismo del coronavirus sino también de la gente que llegue a su lugar de descanso».

«Nuestro turismo bueno es el de otoño y primavera, y el verano es más para los sevillanos que tienen aquí sus casas. Nos preocupa que antes de abrir las playas suban a la sierra porque no sabemos lo que nos va a venir. Los propietarios de casas rurales de Cazalla me dicen que se les cae el teléfono de las llamadas que están recibiendo estos días para reservar de cara al verano».

Precisamente, este dato que apunta Sotero Martín se corrobora con varias llamadas realizadas a los propietarios de casas rurales que han hablado con este medio. Así, Eulogio, de Casa Rural Orilla del Huéznar (Cazalla) explica que este año, las reservas que estamos recibiendo son de más larga duración, por semanas completas, a diferencia de lo habitual hasta la fecha, que eran por fines de semana. Al estar a ocho kilómetros de Cazalla y a 10 de Constantina, ofrecemos más tranquilidad y seguridad de posibles contagios con la población».

Este empresario local ha colgado ya el cartel de casi completo para los meses de julio y agosto, si bien comenta que tuvo que cancelar «varios fines de semana en la primavera». Además, explica que serán «más cuidadosos a la hora de extremar la limpieza de manillas de las puertas, la maneta del frigorífico… cada vez que salga una familia de la casa».

Desde la Asociación para el Desarrollo Rural de Andalucía (ARA), su presidenta, la alcaldesa de Osuna, Rosario Andújar, apuesta por el «turismo de proximidad. Tras los establecimientos turísticos del medio rural suelen estar pequeñas empresas de vecinos que casi nunca vienen de fuera, no se marchan y se mantienen en mayor porcentaje y más tiempo que en la ciudad. El miedo a un rebrote del coronavirus y, sobre todo, a que turistas y visitantes traigan el Covid-19 al mundo rural podría paliarse fomentando el turismo de proximidad y apelando a la responsabilidad social de todos. Además, creemos que se comenzará a valorar más los espacios naturales y con menos aglomeraciones. Se tendrá en cuenta los alojamientos que estén bien comunicados, que dispongan de una buena conexión de internet, que garanticen limpieza, y que haya una infraestructura de salud cercana y de calidad».

Sobre estas medidas de higiene es Ángel, propietario de Finca Mariposa en Cazalla, donde ya tiene reservado todos los fines de semana de mayo, junio y primera quincena de julio, quien explica cómo lo va a llevar a cabo: «Me pilla precisamente comprando lejía y productos desinfectantes. Somos prudentes y para evitar que el coronavirus se pudiera quedar en casa, hemos quitado de la casa objetos de adorno o cojines que son imprescindibles».

A pocos kilómetros se sitúa Constantina, donde según el muestreo realizado por ABC todavía no se ha notado una demanda similar a la de Cazalla. Julie gerenta Casa Grande, y comenta que lo que sí se están produciendo son muchas llamadas de clientes preguntando por la disponibilidad, si bien asegura que todos los veranos la casa está completa, como por ejemplo este año, que ya hemos cerrado el mes de julio completo y la media quincena de agosto».

Se trata de una casa muy amplia que alberga hasta seis habitaciones que se pueden alquilar individualmente los restantes meses, como ahora en mayo y junio, si bien por las circunstancias que vivimos, ahora la alquilamos al completo. Este año hemos perdido tres meses muy buenos», explica.

Por su parte, Encarni, de Cartojal Rural (Constantina), asegura que «vamos a esperar a la fase 3 para abrir con mayor garantías, ahora en junio es muy precipitado creo. Recibimos todos los años clientes no sólo de Sevilla, sino de otras comunidades como Madrid o Cataluña. Este año íbamos muy bien hasta marzo, pero a raíz del decreto de alarma empezaron las cancelaciones».

Jaime Tornay, dueño de El venero de Móstoles, en Constantina, ofrece seis casas que comparten espacios comunes. «En mi caso, lo tengo más fácil porque se pueden aislar por grupos, extremando las medidas higiénico-sanitarias de los espacios comunes, como una desinfección más a fondo de lo habitual, con lejía y ozono», si bien recuerda que el negocio lo «hago especialmente en meses de invierno y primavera».

En El Real de la Jara, Javier explica que en su establecimiento, La casa del Real, está ya todo completo para los meses de verano desde hace más de un mes. Su casa con encanto que ofrece a los visitantes está a tan sólo 3 kilómetros de la autovía y a 45 de la capital.

«Me llaman desde Madrid, Cataluña y estos días se están acelerando las llamadas para hacer reservas. En cuanto al coronavirus, la limpieza siempre la hemos cuidado, sólo hay que leer los comentarios que nos dejan, usando lejía en todas las habitaciones. Incluso disponemos de un huerto que cuido yo mismo para que los clientes coman nuestros productos ecológicos. Creo que el miedo a las playas va a potenciar aun más si cabe el turismo rural en la comarca», detalla este empresario local.

Cazalla de la Sierra es la que más plazas tiene

Los municipios de la Sierra Morena sevillana ofertan 660 camas entre todos las casas rurales. Es Cazalla de la Sierra la que se sitúa en lo más alto del ranking, con 222 plazas, según los datos recogidos en el Anuario de la Diputación de Sevilla del año 2019. Le siguen La Puebla de los Infantes (129), Constantina (78), El Real de la Jara (60), Almadén de la Plata (43), ElPedroso (37), Castilblanco de los Arroyos (28), Alanís (25), San Nicolás del Puerto (20) y Guadalcanal (19). 

El boom por este turismo rural se refleja en los datos del INE en su Encuesta de Ocupación de Alojamientos Turísticos. En el año 2019, el conjunto de alojamientos extrahoteleros de la provincia de Sevilla (apartamentos turísticos, casas rurales y campings), excluida la capital, registraron, 195.089 viajeros alojados y 410.464 pernoctaciones, un 9,16% para los viajeros; y del 5,06% para las pernoctaciones, en comparación con el año anterior.

Vía: ABC

Redacción

Deja una respuesta

Entrada siguiente

Así será el próximo curso escolar en Sevilla: grupos reducidos, turnos para el recreo...

Lun May 18 , 2020
Directores de colegios e institutos, padres y patronal del sector coinciden: cualquier fórmula pasa por más recursos en Educación Los escolares no volverán en lo que queda de curso a clase. Es lo único que se sabe a ciencia cierta, ya que sobre el curso 2020/2021 todo son hipótesis. Se sabe […]