El Ayuntamiento de Sevilla deniega el pabellón de Marruecos del 29 para una mezquita

El equipo de Espadas tiene un «compromiso verbal» para ceder el edificio a un ente europeo dedicado al medio ambiente

Parques y Jardines tardará aún un año en abandonar el inmueble, que deberá ser restaurado por su nuevo inquilino

Pabellón de Marruecos del 29, todavía sede de Parques y Jardines – Rocío Ruz

Tras varios contactos preliminares, carpetazo. El Ayuntamiento de Sevillaha rechazado la propuesta de la comunidad musulmana de la ciudad de utilización como mezquita y centro cultural del pabellón de Marruecos de 1929, de titularidad municipal y hasta ahora sede de Parques y Jardines. Como adelantó este periódico, la comunidad islámica Mezquita Ishbilia, una de las mayoritarias en la capital andaluza, ha solicitado la cesión de este edificio para convertirlo no sólo en templo sino en «espacio de encuentro» y centro cultural e incluso turístico de referencia. Lo ha hecho tras varios intentos nulos en otras ubicaciones, como una parcela de Sevilla Este, pero la respuesta que ahora ha obtenido es la misma: no puede ser. En este sentido, el equipo de gobierno local tiene un par de motivos para justificar la negativa, ambos de peso.

El primero es el que ha trasladado, aunque sólo sea de manera oficiosa, a la comunidad Ishbilia en los últimos días. El pabellón, según se ha indicado, está comprometido con la Zona Franca y ésta también tiene voz en el asunto. Aunque el tema tiene matices importantes. En el propio acuerdo de constitución de la Zona Franca de Sevilla, rubricado el 25 de julio de 2014, se recoge en el artículo 3 que el Ayuntamiento se compromete a ceder a esta entidad como sede social el edificio de la avenida de Moliní —que desde entonces se ha denominado en toda la documentación ‘pabellón marroquí’ para que no se confunda con el de la Cartuja—, sobre el que tiene ese derecho la institución que lidera el exalcalde socialista Alfredo Sánchez Monteseirín. Tanto es así que la propia sede fiscal de este organismo portuario se encuentra en ese pabellón, paradójicamente. Sin embargo, ocurre que el responsable de la Zona Franca dispuso de un despacho en la Delegación del Gobierno, en la Plaza de España, y no está entre los planes ni a corto ni a medio plazo desplazarse hasta la zona portuaria sino permanecer en la actual oficina. Además, para instalarse en el pabellón de Marruecos habría que realizar una inversión en reformas que la Zona Franca no puede asumir ni de lejos, con lo que, a pesar de ostentar ese derecho, la entidad que preside Monteseirín no va a usar el edificio. El lugar está ‘reservado’, sí, pero ese argumento trasladado a los islámicos no posee el suficiente fundamento.

Adquiere en este punto especial importancia el segundo de los motivos del Gobierno municipal de Juan Espadas en torno al inmueble, de hecho. Una razón aún no difundida. Según ha podido confirmar ABC, el Ayuntamiento tiene ya un «compromiso verbal adquirido» con una entidad europea que se dedica a asuntos relacionados con la sostenibilidad y el medio ambiente. Esta institución internacional tiene ya una oficina en Sevilla desde hace varios años pero está buscando otra para una expansión estratégica y poder gozar de un lugar donde desarrollar mejor su actividad. Por ello, contactó con el Consistorio y tras unos meses de negociación se llegó a un acuerdo verbal para ceder el edificio, que seguirá siendo de titularidad municipal, lógicamente. El modelo de cesión será similar al del pabellón de Cristal junto al Lope de Vega para ‘actividad de interés general’ y sólo está a la espera de que cuaje el traslado de Parques y Jardines a su nueva sede en el antiguo pabellón de Telefónica del Parque de María Luisa, al que le queda una segunda fase y, aproximadamente, un año de trámites. Esta entidad europea tendrá que acometer una importante reforma del edificio, además, que obligará a una inversión de relevancia. Pero queda claro que no existe esa ‘reserva’ del edificio para la Zona Franca y sí tiene margen el gabinete municipal para cederlo.

Más allá de esta negativa, eso sí, desde el equipo de Espadas se ha emplazado a la comunidad mezquita Ishbilia a nuevas reuniones para la búsqueda de alternativas a su demanda de un local público que pueda servir a los musulmanes de centro cultural y de mezquita, nuevos encuentros que se inician esta misma semana con la directora del área de Igualdad, Teresa García. Pero con la premisa ya por delante de que es imposible la cesión del pabellón de Marruecos, destinado a una entidad internacional dedicada a temas medioambientales con la que ya se ha alcanzado un acuerdo de uso.

Otra cuestión será la obra que deberá acometer el nuevo inquilino de este edificio encalado de la avenida de Moliní, donde el Ayuntamiento ya ha realizado últimamente algunas pequeña inversión para conservación pero que necesita una reforma profunda. Tanto que fuentes municipales apuntan que será necesario un proyecto de restauración previo a su puesta en funcionamiento por parte de ese ente europeo. Entretanto, Parques y Jardines sigue ejecutando su traslado progresivo al pabellón de Telefónica.

Fuente: ABC

Redacción

Entrada siguiente

El padre de Marta del Castillo sobre el documental de Netflix: «Estará abierto hasta que aparezca mi hija»

Vie Nov 5 , 2021
La plataforma de contenido audiovisuales estrena hoy ‘¿Dónde está Marta?’ un documental de tres capítulos sobre la desaparición y asesinato de la joven sevillana Este viernes, 5 de noviembre, Netflixestrena el documental ‘¿Dónde está Marta?’. Tres capítulos de una hora de duración sobre la desaparición la tarde del sábado 24 de enero […]