Cuatro sevillanos revolucionan la universidad con Wuolah, la mayor plataforma de apuntes

Creada en 2015, uno de cada tres universitarios españoles lo usa para descargarse temas

Los creadores de Wuolah Francisco José Martíinez Benítez, Enrique Ruiz, Javier Ruiz y Jaime Quintero – Juan Flores

Se llaman  Javier Ruiz , Jaime Quintero, Francisco José Martínez Benítez y Enrique Ruiz Galán. Son sevillanos y todos estudiaron en la Universidad de Sevilla, los dos primeros hicieron Ingeniería Industrial y los otros dos Finanzas y Contabilidad y Gestión y Administración Pública. Tienen entre 30 y 33 años y son los fundadores de Wuolah, la mayor plataforma de apuntes de España que ha revolucionado el mundo universitario con una fórmula que a primera vista parece sencilla: los estudiantes cuelgan sus apuntes en la plataforma y los que deseen pueden descargarlos de forma gratuita. 

Se trata de un método en el que todos ganan: los que estudian consiguen el material para sus clases elaborado por otros compañeros que conocen

 la materia y los autores de los apuntes ganan dinero. Mientras más descargas, más ganancia conseguirán los autores de esos apuntes de Matemáticas, Medicina o cualquier titulación. 

Las cifras son brutales: uno de cada tres universitarios españoles han utilizado la plataforma este curso. Desde los de la Universidad Complutense a la de Sevilla pasando por la Politécnica de Madrid o la de Granada, raro es el estudiante que se les resiste. Sólo hay que mirar las redes sociales o preguntar. «Me he sacado parte de la carrera gracias a Wuolah», decía un estudiante de Ingeniería Aeroespacial de la Politécnica de Madrid, una de las titulaciones en las que usan este método. Los estudiantes que cuelgan apuntes ganan dinero si logran muchas descargas y el acceso a temas es gratis

¿Cual es la ganancia para los creadores de este inmenso banco de apuntes? La publicidad, ya que el temario  tiene anuncios insertados. Así gana dinero el que sube temas (un dato importante para el que ha echado horas de estudio) y la plataforma, que se sostiene con los anunciantes. Se anuncian autoescuelas, universidades o escuelas de negocios pero también grandes compañías como Coca Cola, HBO, Foster o incluso Disney están insertando publicidad en la plataforma, «un filón» para llegar a público joven. Y el estudiante tiene apuntes gratis. Si alguien no quiere ver esos anuncios en sus apuntes, debe hacerse premium previo pago de una cantidad o a través de una moneda específica que crearon.   

Los fundadores, que trabajan en un taller situado en el bajo de una casa en pleno barrio de la Macarena (antes estuvieron en Heliópolis), ya tienen 30 empleados (jóvenes universitarios) haciendo que la maquinaria funcione. Ahora, en plenos exámenes y con la Selectividad a la vuelta, están a tope. Sólo hay que conocer algunas de las cifras de su «spanish revolution» para hacerse una idea de lo que han creado desde 2015, hace seis años. 1,4 millones de usuarios han utilizado Wuolah desde septiembre. Además el 50 por ciento de los estudiantes de Bachillerato y Selectividad la han utilizado y uno de cada tres universitarios españoles recurre a esta fórmula para estudiar.

La plataforma tiene cuatro millones de documentos y esperan que el año acabe con 35 millones de descargas. Y hay un top de las titulaciones en la que más se utiliza la plataforma. Farmacia, Derecho, ADE están a la cabeza y luego están, además de Medicina y otras, ingenierías como Aeroespacial o Industriales y titulaciones en las que es más difícil aprobar. «Ayudamos a los estudiantes a aprobar», dicen. Ahora están centrados en ofrecer materiales  para la Selectividad, diferenciada por comunidades. «Ayudamos a aprobar», dicen los creadores de este modelo, extendido en grados difíciles, y basado en la publicidad

¿Cual es el secreto de su éxito? Enrique Ruiz lo explica: la plataforma nació en base a una necesidad de los universitarios: tener material de calidad para aprobar. «Cuando los estudiantes buscaban en internet, encontraban cosas que no les satisfacían la necesidad real». Entonces pensaron en crear una plataforma donde se registraran concretando a que universidad pertenecen, a qué facultad y a qué grado. Y así se podía usar el material de los compañeros. Y se dieron cuenta que era importante pagar al joven que compartía sus apuntes. Así se crean «microcomunidades» en cada facultad y cada grupo accede a documentos de su clase. Sólo en mayo se sumaron 200.000 usuarios nuevos ya que la Selectividad tira de muchos. 

«Lo creamos para cubrir una necesidad y con el Covid decidimos abrirlo a la Selectividad», explican. ¿El resultado? se hizo viral para Bachillerato. En Sevilla además hay un dato curioso; hay más gente registrada para ver apuntes de la Universidad de Sevilla que estudiantes hay en esa universidad. También detectaron que había gente que no quería compartir sus apuntes de forma gratuita pero sí con una pequeña retribución.  «Valoramos los creadores de contenidos de calidad», explican. 

Aunque hay profesores reacios, la mayoría cree que «no se pueden poner puertas al campo» y que esta fórmula seguirá creciendo. Ya han dado el salto a México y esperan seguir en Latinoamérica. «La relación con la universidad es buena, pero los profesores tienen que cambiar su forma de dar clase. Wuolah está consiguiendo que el alumno vaya a clase con los apuntes y escuche al profesor», defienden. 

No quieren hablar de cifras de facturación pero han obtenido dos millones de euros en inversión pública y privada. Ahora han abierto una ronda de inversión privada para cualquiera que quiera comprar. Dicen que Facebook nació en un garaje. Wuolah, el invento de estos sevillanos, que ya está valorada en diez millones de euros, se creó entre Heliópolis y la Macarena.

Un negocio que crece y en el que se puede invertir

1,4 millones de usuarios han usado Wuolah desde septiembre. El 50 por ciento de los estudiantes de Bachillerato y Selectividad lo han usado. Y uno de cada tres universitarios españoles lo ha usado este curso. Su público es de 16 a 25 años. 

Hay cuatro millones de documentos y se esperan que termine el año con 35 millones de descargas. Son los primeros en España pero ya han dado el salto a México y esperan llegar a cinco países de Latinoamérica. 

La primera es la Universidad de Sevilla, les sigue la Complutense de Madrid, la UPO, la Universidad de Córdoba y la de Granada. Los grados donde más se usa: Farmacia, Derecho, ADE, Medicina y Enfermería. 

La empresa ha recibido dos millones de inversión público privada.Ahora hacen una ronda de inversión de 1,5 millones y han reservado 250.000 euros para que los usuarios puedan invertir con participaciones desde 13,5 euros.

Fuente: ABC

Redacción

Entrada siguiente

Divorcios conflictivos: si la hija no quiere ver al padre, tampoco verá su dinero

Lun Jun 7 , 2021
Un juez exonera a un padre de pagar la pensión a su hija, mayor de edad, tras decidir la chica que no quiere mantener un vínculo con su progenitor «Siendo un adulto con autonomía e independencia para tomar sus propias decisiones y una madurez que se le presume derivada de […]