‘Es lo contrario’, una ópera en total oscuridad para redescubrir la intensidad de la música

El Premio Nacional de Música César Camarero estrena ‘Es lo contrario’ en el Maestranza, que llevará después a los madrileños Teatros del Canal

El compositor César Camarero durante los ensayos en el Teatro de la Maestranza – Raúl Doblado

El compositor César Camarero es un buen conversador. En media hora con él frente a un café es fácil e, incluso, lógico que surjan los nombres de músicos como Morton Feldman o Luis de Pablo —dos figuras que pueden arrojar luz sobre algunos aspectos de sus composiciones—, pero también los de artistas como Velázquez, cineastas como Hitchcocky, especialmente, poetas, como Vicente Huidobro, Alejandra Pizarnik o Juan Eduardo Cirlot. «Son como el jamón para mí, los leo y los releo», afirma con humor.

Este interés por la poesía, por cómo se estructura la palabra poética ha sido fuente de estudio y ha formado parte de las composiciones de madrileño radicado desde hace años en Sevilla y

 Premio Nacional de Música en 2006. De esa relación entre música y poesía nace, precisamente, ‘Es lo contrario’, una ópera u obra de teatro musical que estrena el Teatro de la Maestranza, este jueves y viernes, y que viajará, del 21 al 23 de mayo a los madrileños Teatros del Canal.

Ambos espacios escénicos producen esta ópera que se desarrolla en la oscuridad absoluta de la Sala Manuel García y que cuenta con la dirección musical de Juan García Rodríguez al frente de Zahir Ensemble, la prestigiosa formación sevillana especializada en música contemporánea y colaboradora habitual del compositor. La red de complicidades la completa el director del Maestranza, Javier Menéndez, «el principal impulsor no solo de la coproducción, sino de que esto salga adelante en un momento tan difícil como este marcado por la pandemia», afirma.

La oscuridad absoluta en la que se desarrolla esta pieza de una hora de duración para formación musical y siete actores ciegos es consecuente, de entrada, con un libreto, realizado por el propio compositor, basado en ‘Los ciegos’, del simbolista Maurice Maeterlinck, y en textos de ‘88 sueños’, de Cirlot.

«La primera idea era la oscuridad y de ahí llegué a la obra de Maeterlinck, que conocía desde hacía años, que me permitía utilizar la palabra», señala Camarero. Los ‘sueños’ de Cirlot, le aportaban una forma de enriquecer los pasajes originales de este grupo de ciegos que a veces duerme mientras espera que otro los guíe.«Vivimos en un mundo donde todo es de plástico. Trato de recuperar una forma más intensa de escuchar música»

A partir de estos elementos, este compositor ha planteado una obra que pretende, fundamentalmente, «poner al oyente en una situación diferente», esto es, colocarlo frente a una nueva forma de experimentar la música, creando una situación inédita para el oyente-espectador, en un espacio concreto y tratando de descubra o redescubra una forma de escuchar intensa.

«Vivimos en un mundo en el que nada es intenso, donde todo es de plástico. Con esta obra trato de recuperar una forma más intensa de escuchar música, que, de hecho, se produce por estar totalmente a oscuras», explica.

Experiencia intransferible

‘Es lo contrario’, de hecho, es un «espectáculo concebido para que no se pueda ver en YouTube, sino para que sea una experiencia intransferible, que ponga al oyente en un punto de vista totalmente diferente. No sería tanto la música, sino cómo la pones ante el público, para que llegue de otra manera, con los actores, que son todos ciegos, y los músicos situados entre el público. La obra es, sobre todo, sobre la escucha misma».

Esta reflexión sobre la música, el sonido y las condiciones de audición se pueden rastrear en toda la obra de César Camarero, así como el deseo de configurar espacios o instalaciones sonoras».

Juan García Rodríguez
Juan García Rodríguez – Juan Flores

«Son cuestiones que he tocado anteriormente en mi obra. Lo último que hice antes de este espectáculo, ‘Viaje al interior de un segundo’, ha resultado como un boceto para él. En mi música está muy relacionado el texto con esa idea de inmovilidad móvil. La novela, por ejemplo, plantea una continuidad causa efecto, mientras que la poesía funciona más a fogonazos e iluminaciones, utilizar la técnica de collages», explica. «También me interesa que la pieza tenga algo de instalación sonora, que sea un poco Fluxus, un poco Zaj», añade.

Pero para que avance a pieza necesita, añade, una cierta dinámica teatral, un «mecanismo». «En el teatro me interesa, sobre todo, encontrar un mecanismo que funcione, como hacía Hitchcock o un dramaturgo como Antonio Buero Vallejo en sus obras». 

Para la puesta en escena de la obra cuenta con la complicidad de Zahir Ensemble y Juan García Rodríguez, quienes han grabado numerosas piezas de este compositor y con los que está preparando un CD. «El primer día que vinieron a los ensayos hicieron la pieza de arriba a abajo.Cuando termine todo esto, me podrá a hacer la última edición del CD».

Reconocidas trayectorias

César Camarero y Juan García Rodríguez son dos figuras reconocidas de la escena contemporánea española. El compositor no solo se hizo en 2006 con el Premio Nacional de Música, sino que sus obras están presentes en numerosos festivales internacionales y temporadas de conciertos. A lo que se suman encargos para el Centro para la Difusión de la Música Contemporánea del Inaem, la Orquesta y Coro Nacionales de España o Klangforum Wien. Por su parte, García Rodríguez, es director y fundador de Zahir Ensemble, con los que ha recorrido salas de Salzburgo, Marsella o Varsovia. Además, fue director asistente en la parisina Ópera de la Bastilla en 2008.

Fuente: ABC

Redacción

Entrada siguiente

A 90 años de la quema masiva de iglesias en la II República: la locura que Azaña se negó a parar

Jue May 13 , 2021
El 11 de mayo de 1931 se desató en la capital un torrente de violencia anticlerical que derivó en la quema de conventos El gobierno, contra las cuerdas, se vio obligado a sacar al ejército a la calle a pesar de que, en principio, tildó los sucesos como una mera […]