Disturbios en un barrio de Málaga en una manifestación contra el toque de queda

Entre 50 y 100 jóvenes de estética radical se enfrentaron a la Policía en las calles de la capital de la Costa del Sol

Los vecinos sorprendidos miraban al cielo este pasado sábado por la noche, mientras los sobrevolaba un helicóptero con el foco encendido apuntando a las calles, que comenzaban a llenarse de efectivos de la Policía Nacional y Local de Málaga. Era una medida de control. Mientras los bares y restaurantes de la zona iban cerrando con normalidad a la hora requerida, una turba de jóvenes con estética radical se arremolinaba en el bulevar Tomás Echeverría del barrio de Huelin gritando contra Pedro Sánchez y el Gobierno. 

Era una manifestación contra el toque de queda, que se había convocado de forma anónima en Málaga a través de las redes sociales. La Policía Nacional estableció un dispositivo de seguridad, como informó sobre las 22.30 horas. Lo que no se esperaba era la batalla campal que se iba a producir minutos más tarde, cuando un grupo exaltados tomó la calle con violencia.

Los manifestantes, amparados en las capuchas de sus sudaderas y las máscarillas en su rostro para el anonimato, comenzaron a volcar contenedores y lanzaron a la Policía botellas, que iban sacando de los amarillos de vidrio que tumbaban para intentar levantar barricadas. Fue el detonante, el desafío a la autoridad, una agresión que obligó a proceder a su disolución, para la que se resistieron durante casi una hora de destrozos, cargas y carreras en Huelin, bajo el humo y el fuego rojizo de las bengalas.

No había pasado media hora desde la notificación de la Policía Nacional con el dispositivo de seguridad, cuando comenzaron los problemas más graves. Las consignas pasaron a «por España» o «por la libertad». Parecía una señal para recrudecer la violecia. Tras un primer intento de dispersión, los jóvenes radicales, muchos con emblemas de grupos ultras del Málaga Club de Fútbol, se atrincheraron entre las calles Ayala y Goya para plantar cara a los agentes.

Allí cortaron la carretera con un intento de barricada de contenedores, volcados y que acabaron ardiendo. Se armaron con botellas y arrancó la batalla nocturna. Lanzaban por encima del fuego contra la Policía todo lo que tenían mano, mientras los antidisturbios trataban de volver a dispersarlos. Con el fuego de la basura de los contenedores ya alumbrando las calles de Málaga los policías consiguieron un nuevo repliegue de los manifestantes. 

Eran una turba de entre 50 y 100 exaltados. Sobre las 23.30 horas comenzaron a estar bajo control. La Policía Nacional y Local de Málaga endureció el dispositivo y tomó el barrio. Siguieron las escaramuzas, las carreras, los jóvenes huyendo mientras dejaban destrozos y contenedores ardiendo o volcados a su paso. 

Finalmente, la llama de esta protesta, que acabó en disturbios en Málaga, como en otras capitales de España, se apagó dejando el barrio con las muestras de la batalla campal sofocada por la Policía, que se quedó custodiando el barrio. Los testigos informaron de varias detenciones e identifiaciones por parte de la Policía Nacional y Local de Málaga entre los alterados.

Fuente: ABC

Redacción

Next Post

Sevilla no baja del millar de contagios por coronavirus en un día a pesar del cierre perimetral

Lun Nov 2 , 2020
Los hospitales de la provincia reciben 28 nuevos ingresos y siete fallecimientos a causa de la pandemia de Covid-19 La evolución de los contagios de Covid-19 no mejora en Sevilla, que vuelve a encabezar el balance de positivos en Andalucía. La provincia suma otros 1.340 nuevos en apenas 24 horas, a […]