5 agosto 2020

Sevilla.net

LA WEB DE LOS SEVILLANOS

Critican el «cierre» de los dólmenes por la «falta de personal» y atención

La Pastora y Matarrubilla no han vuelto a abrir sus puertas tras el Estado de Alarma

La asociación cultural Los Dólmenes, constituida en torno al rico legado patrimonial que atesora el sector norte de la comarca del Aljarafe, fruto del asentamiento humano que con mayor o menor periodicidad habitaba la zona durante la Prehistoria, ha criticado el «cierre» a las visitas que padecen los tholos calcolíticos de La Pastora y de Matarrubilla, enclavados en Valencina de la Concepción, por la «falta de personal» y atención por parte de los poderes. 

Juan José Alarcón, uno de los activistas de la citada plataforma, recordó en declaraciones a Europa Press el valor cultural y científico de estos monumentos megalíticos de la Edad del Cobre, declarados bien de interés cultural (BIC) y localizados en la superficie de 779 hectáreas de los términos municipales de Valencina y Castilleja de Guzmán protegidas como zona arqueológica, a cuenta de sus múltiples vestigios históricos.

LOS MONUMENTOS MEGALÍTICOS SON DE LA EDAD DEL BRONCE Y TIENEN UN GRAN INTERÉS

La mayoría de estos restos arqueológicos, entre los que destaca además el dolmen de Montelirio, enclavado en Castilleja de Guzmán, derivan de la población humana asentada en este entorno durante la Edad del Cobre. 

En ese sentido, un estudio publicado en la revista científica Journal of World Prehistory exponía que con una extensión calculada de unas 450 hectáreas, el asentamiento calcolítico de Valencina y Castilleja de Guzmán «es de lejos el mayor asentamiento de la Edad del Cobre» en toda la Península Ibérica y «posiblemente uno de los mayores de Europa occidental en la Prehistoria tardía».

Pero pese a ello, Juan José Alarcón avisó de que a día de hoy, es «imposible» visitar el tholos de Matarrubilla, descubierto en 1917, porque el propietario de la parcela donde está ubicado ha «cercado» sus terrenos y con ello ha «cerrado» el acceso a esta construcción megalítica. 

En el caso del tholos de La Pastora, descubierto en 1860 y caracterizado por su corredor de 44,36 metros de longitud, manifestó que la posibilidad de visitarlo se reduce a un horario de 10:00 a 13:30 en diferente combinación de días de la semana, porque el enclave sólo cuenta con un empleado a media jornada adscrito a la Consejería de Cultura para atender a los visitantes. 

No obstante, desde la Casa de la Cultura de Valencina, perteneciente al Ayuntamiento, exponen que ambos tholos están «cerrados» a la espera de nuevas directrices por parte de la Consejería de Cultura y que no habrían sido reabiertos tras el estado de alarma. Todo ello, después de que estos monumentos megalíticos contabilizasen 13.743 visitas durante 2019, según las propias estadísticas de la Consejería de Cultura.

Lamentando la «mala gestión» de este enclave, Juan José Alarcón insistió que para Valencina, la proyección de estos tholos y la asignación de más recursos institucionales para su conservación y aprovechamiento como activo cultural constituye toda una reivindicación histórica. 

«Están cerrando los dólmenes a las visitas con la falta de personal», lamentó, reprochando tal extremo a la Consejería de Cultura y al Ayuntamiento de Valencina y recordando el interés de la comunidad científica internacional por el yacimiento arqueológico de Valencina de la Concepción y Castilleja de Guzmán. 

Porque sin ir más lejos, las Universidades de Wuzburgo (Alemania) y Autónoma de Madrid y el Instituto Arqueológico Alemán mantienen un proyecto de investigación en la localidad, con relación a la cultura calcolítica que habitaba este entorno, y no son pocos los estudios científicos vinculados con este enclave.

Fuente: Diario de Sevilla