Plan 8: así es el proyecto del Ayuntamiento de Sevilla para recuperar el turismo tras la crisis

La crisis provocada por la pandemia de coronavirus Covid-19 y sus consiguientes medidas de confinamiento y parálisis de actividad está afectando especialmente a un sector del mercado: el turismo. Y eso, en Sevilla capital, son palabras mayores. Con 3,1 millones de visitantes, 6,7 millones de pernoctaciones y más de 7 millones de pasajeros en su aeropuerto el año pasado, la afección de la adversa coyuntura sanitaria al sector es un golpe durísimo a la economía local y a un ámbito esencial en la gestión del Ayuntamiento. Por ello, desde Turismo de Sevilla y la nueva agencia local Contursa llevan semanas ya de trabajos previos para afrontar «el día después» con un plan ya trazado para recuperar este segmento lo antes posible, unas bases sólidas y un amplio proceso de participación en el que van a estar representados todos los sectores que trabajan en este ámbito. 

Este proyecto municipal es independiente al Plan Turístico de Sevilla 2021-2024, presentado hace unos días y que estará cofinanciado al 50% por la Junta de Andalucía con una dotación de 5 millones de euros. Se trata de un proyecto de marketing al que ha tenido acceso ABC y que se ha bautizado como Plan 8, ya que se ha estimado que su duración va a ser de ocho meses, se va a dirigir por un consejo asesor de ocho expertos y sus acciones ya pormenorizadas se van a definir en ocho mesas sectoriales que se han creado en función de los temas a abordar. Ese número, además, va a servir para utilizar el No8do, que es el emblema de la ciudad, en las presentaciones que se hagan, identificando el símbolo con el número. La estrategia ya ha sido trasladada en reuniones telemáticas a los agentes económicos y las asociaciones empresariales de la industria turística primero por el alcalde, Juan Espadas, y posteriormente por el delegado de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo, Antonio Muñoz, en el marco de los encuentros impulsados por el gobierno local socialista para relanzar la economía y el empleo.

Más allá del diseño de la campaña, esos ocho meses de promociones arrancarán bien en verano o bien a comienzos de otoño, en función de lo que decidan las autoridades sanitarias sobre la vuelta paulatina a la normalidad. Se trabaja con ambos escenarios para llegar a la primavera del año que viene con las iniciativas lanzadas del todo. Se trata de un planteamiento impulsado estrictamente desde el gobierno local que va a estar basado en reposicionar la marca Sevilla y volver a generar confianza en el destino con acciones concretas que se irán definiendo en las mesas que se han convocado con empresarios y sindicatos y que van a comenzar a celebrarse en unos días. 

Lo esencial, la idea que vertebra el plan en su conjunto, será superar el miedo a viajar y el pánico a las aglomeraciones, que van a mantenerse durante algún tiempo en la conciencia colectiva más allá de que se levanten las restricciones. Por ello, la acción de marketing para rescatar el turismo de Sevilla después de la drástica interrupción de su crecimiento sostenido se centrará en generar de nuevo esa confianza en la marca durante el que se ha llamado «periodo transitorio», que la capital andaluza aprovechará mejor que otras por no ser su temporada alta y por tener la experiencia piloto de lo que suceda con el turismo de sol y playa durante el verano. El Plan 8 (Plan de Impacto para el Turismo de Sevilla en su denominación oficial más amplia) se podrá ejecutar con una inversión de dos millones de euros y que se va a distribuir en tres líneas de estrategia fundamentales, de las que derivarán luego las acciones concretas que emanen de las mesas de trabajo que ya se han dispuesto y se están convocando.

1- Impulso al turismo nacional

Coches de caballo en la plaza del Triunfo, con el Alcázar al fondo
Coches de caballo en la plaza del Triunfo, con el Alcázar al fondo – J. M. Serrano

La primera de las líneas de trabajo se basa en reforzar e impulsar el turismo nacional, que hará de cadena de transmisión pues el viajero de proximidad será el primero que se atreva a moverse por destinos nacionales. Al turismo internacional le va a costar mucho más recuperar las constantes vitales, como es lógico, por lo que los esfuerzos a corto plazo se van a centrar en promocionar Sevilla entre otros lugares de España y del vecino Portugal. Esos desplazamientos más cortos se producirán antes y no tienen por qué ser aéreos, con lo que las acciones de marketing iniciales se van a centrar en ese radio corto, en el público nacional, que es el que menos crecía en la capital andaluza en los últimos años. Esto no podrá amortiguar la caída estrepitosa del turismo foráneo pero la amortiguará y servirá de base sobre la que construir de nuevo. Se apela en el documento y se apelará en las mesas de trabajo, de hecho, al «patriotismo turístico», a que los andaluces veraneen o hagan turismo tras el estío por destinos andaluces -línea que ya ha puesto sobre la mesa también la propia Consejería de Turismo de la Junta en sus primeros movimientos en este sentido- y que a los españoles hagan lo propio en destinos españoles para generar antes que nada ingresos en las economías locales. Esa será la clave para el despegue, ganando poco a poco la confianza del turista en general con el viajero nacional como espejo y referente. El Ayuntamiento sevillano ya ha mantenido los primeros contactos con compañías que trabajan eminentemente con público nacional como Vueling y, sobre todo, con Renfe, a la que se va a solicitar en próximos encuentros que disponga de promociones y ofertas una vez se recupere cierta normalidad para que los españoles puedan moverse de un modo más económico por el territorio nacional. Esto se va a trasladar también en la siguiente reunión de la Red de Ciudades Ave, donde se va a demandar a la compañía ferroviaria promociones para abaratar los billetes de la alta velocidad y fomentar ese turismo español que sea el que haga de levadura para ir generando un clima de confianza.

2- Preservar los congresos y convenciones

Palacio de Congresos y Exposiciones, sede de Fibes
Palacio de Congresos y Exposiciones, sede de Fibes – Rocío Ruz

La segunda línea estratégica del Plan 8 es la que va a estar centrada en preservar y mantener el mayor número posible de los congresos y convenciones que Sevilla tiene aún firmados y que no se han anulado por la crisis sanitaria sino que, sencillamente, se han aplazado. Actualmente, la ciudad tiene confirmados entre junio de 2020 y diciembre de 2021 un total de 120 eventos entre congresos, convenciones, ferias y espectáculos musicales. Se trata de citas que no se han anulado a pesar de la pandemia sino que se han pospuesto y que el Ayuntamiento quiere preservar a toda costa y en la medida de las opciones que permita el escenario posterior al confinamiento. Mantener el máximo de eventos posibles es el objetivo que está sobre la mesa, y no sólo por la celebración de los mismos y los ingresos que reportarían sino porque se parte del convencimiento de que el turismo MICE (el de incentivos y convenciones) va a arrastrar al turismo familiar, va a provocar un «efecto contagio» en positivo, tirando de la demanda en general. Es probable que muchos de los eventos que se han programado para este año se desplacen a 2021, pero también que no se anulen ni se pierdan, de modo que se trabaja con esa perspectiva y con la consideración de que el otoño va a ser bueno en Sevilla en este aspecto, en el que la ciudad ha ganado mucha competitividad en los últimos años gracias a la inauguración del nuevo Palacio de Congresos de Fibes. 

3- Mantener las conexiones aéreas

Mostradores llenos en el aeropuerto sevillano
Mostradores llenos en el aeropuerto sevillano – Juan Flores

La tercera línea estratégica del Plan 8 del Ayuntamiento se va a centrar en la recuperación y el mantenimiento de conexiones aéreas esenciales, que preocupan bastante más que las ferroviarias. Antes de esta crisis operaban en el aeropuerto de San Pablo más de 120 conexiones, un 60% de las cuales eran internacionales. Como es natural, no todas van a poder restablecerse de la noche a la mañana y en buena medida habrá que empezar de cero para aumentar la conectividad aérea. Pero el plan se ha trazado destacando una «posición privilegiada que tiene Sevilla» por ser base de varias aerolíneas que operan de forma preponderante con público y vuelos nacionales. Por un lado, Vueling, que tiene en San Pablo su segunda base logística en España detrás de la de Barcelona. Esto hace del sevillano, de hecho, el mejor aeropuerto andaluz en conexiones nacionales por delante de Málaga, algo que en estos momentos reporta ciertas ventajas competitivas puesto que son los vuelos internacionales y el turismo de sol y playa el que más va a costar recuperar. La otra gran baza aérea de la capital hispalense es Ryanair, que es operadora principal también para vuelos domésticos y cuya directora para España y Portugal ya ha trasladado mediante videoconferencia estos días a los responsables del turismo de la ciudad su intención de mantenerse tal y como estaba antes de la crisis, con la misma estrategia y las mismas infraestructuras (tiene un hangar y está construyendo otro). Tanto la compañía irlandesa como la británica Easyjet han comunicado al Ayuntamiento y al aeropuerto que están preparadas para volver a operar en junio, lo que hace pensar a Turismo de Sevilla que en 2021 se recuperarán los niveles que había a comienzos del pasado 2019. Con las bases logísticas de esas compañías bien asentadas y confirmadas, las expectativas no son tan negativas. A partir de ahí, con un cobertura notable de los vuelos nacionales, se podrá empezar a recuperar poco a poco el índice de conexiones internacionales, pero es evidente que en esta línea de trabajo con las compañías aéreas está la piedra filosofal para relanzar el turismo en Sevilla. 

Un plan crucial y con amplia participación

El Ayuntamiento pondrá en marcha a partir de esta semana esa amplia estructura de trabajo conjunto para la definición del plan para la reactivación del sector turístico tras la crisis sanitaria. Este trabajo tendrá dos niveles distintos y, sobre todo, va a estar muy marcado por su amplia participación. Por un lado, esta misma semana empezarán las sesiones del comité asesor de ocho expertos y personas con amplia trayectoria en marketing y posicionamiento turístico de la ciudad consensuado con la Confederación de Empresarios de Sevilla (CES) y la Cámara de Comercio. Por otro lado, la próxima semana arrancarán los trabajos de un foro más amplio de en torno a 80 personas del que formarán parte representantes empresariales, sindicales y profesionales. El objetivo es consensuar una estrategia para la reactivación del sector turístico, la que va a ser denominada en sí misma como Plan 8, que sea supervisada por un órgano de concertación y que dé como resultado un amplio acuerdo entre el Ayuntamiento, el sector empresarial y los sindicatos UGT y CC.OO. La dirección del organigrama, con todo, estará en ese consejo asesor de ocho expertos del sector.

Vía: ABC

Redacción

Deja una respuesta

Entrada siguiente

Ya es oficial: no habrá Feria de Sevilla en Septiembre

Mié Abr 22 , 2020
Los hechos ya hablaban por sí solos, pero la Delegación de Fiestas Mayores del Ayuntamiento lo confirmó ayer oficialmente a este periódico: no habrá Feria en septiembre. El alcalde, Juan Espadas, pensaba decidir este asunto en el pleno del próximo mayo, pero el informe que él mismo solicitó al departamento que se encarga […]