Enrique Becerra echa el cierre definitivamente

Enrique Becerra ha decidido que el cierre de su restaurante por la crisis del coronavirus no sea algo temporal. Así lo ha comunicado en una misiva de despedida, donde anuncia con total claridad que no volverá a abrir las puertas de su establecimiento: “Se acabó. Cuarenta años y cinco meses. Eso es lo que ha durado la aventura”.

SEVILLA. 20.9.17. Reportaje en Enrique Becerra . FOTO: J.M.SERRANO. archsev
Foto: J. M. Serrano

El hostelero lo achaca a “una invalidez total” que le impide seguir trabajando. “Tres mallas internas. Dos operaciones. Pletinas y tornillos de titanio. Bridas. Momentos de desesperación. Pensamientos de ineptitud. Y encima esta desgracia de virus de las narices”, describe. A pesar de sus circunstancias, reconoce que no será fácil para él: “No sé qué sentiré entonces, al ver a mis colegas volver al tajo”. Pero lo tiene claro: “Ahora toca parar, templar y mandar”.

Enrique Becerra no descarta dedicarse a la escritura, pasión que siempre le ha cautivado y ha compaginado con vida en el restaurante de la calla Gamazo. “En cuanto escampe y pueda volver a la calle me pondré manos a la obra y le daré forma definitiva a todas las ideas y proyectos que bullen en mi cabeza, ahora caótica, confusa, pero decidida a seguir dando la lata”.

En estas cuatro décadas al frente de Enrique Becerra ha visto pasar por sus mesas a 13 Premios Nobel, seis presidentes del Gobierno e innumerables rostros conocidos, tal y como reconoce en esta carta de despedida, donde tampoco se olvida de los miles de clientes anónimos que le han propiciado tantos “momentos memorables”.

Via: ABC

Redacción

Deja una respuesta

Entrada siguiente

El campo sevillano se moviliza para llenar las despensas de Europa

Dom Abr 5 , 2020
Plena actividad en la Vega y la Marisma para abastecer de cítricos y arroz. El cierre de los restaurantes, por contra, deprime a los ganaderos de la Sierra Norte. Fue la imagen más repetida en febrero: cientos de tractores recorrían las principales carreteras de acceso a Sevilla para protestar por el olvido político […]