9 abril 2020

Sevilla.net

LA WEB DE LOS SEVILLANOS

Un colectivo fabrica unas mil mascarillas y 120 pantallas

Mascarillas
Mascarillas
Sanitario fabricando mascarillas

Un colectivo de profesionales y voluntarios de diversa índole ha creado en Sevilla y su área metropolitana una red de fabricación de elementos de protección contra la propagación del coronavirus Covid-19, elaborando ya unas mil mascarillas y 120 máscaras pantalla que estas personas han distribuido al margen de los canales «oficiales», para que los materiales lleguen a lugares y colectivos que no están recibiendo recursos por parte de las instituciones o que no cuentan con «suficiente» material por parte de la distribución oficial.

Rafael, uno de los miembros de este colectivo formado por ingenieros, profesionales del mundo de la impresión en 3D, costureros, autónomos de otras profesiones y voluntarios de diversa índole, ha explicado a Europa Press que la iniciativa comenzó con un grupo de personas que participan en la red de profesionales BNI Solera que pretendían colaborar en la fabricación de materiales de protección contra el coronavirus Covid-19, comprobando no obstante que a la hora de la distribución de los productos elaborados, el «canal oficial» de distribución lleva a que el Gobierno suministre los mismos «según su criterio».

Es por ello que estas personas, a las que después se unieron otras conformando todo un colectivo de ingenieros, especialistas en papelería, personas con conocimiento de costura o profesionales de la impresión en 3D optaron por promover una red de fabricación de mascarillas protectoras y máscaras pantalla destinada a «poner el producto donde está la necesidad», es decir «en hospitales, asilos, centros de salud» o colectivos de agentes de seguridad a los que «no está llegando» el respaldo de las instituciones o no cuentan con «suficiente» material por parte de la distribución oficial.

REPARTO DE MANERA «AUTÓNOMA»

Así, el colectivo ha fabricado unas mil mascarillas y unas 120 máscaras pantalla según diseños usados en China o Italia, distribuyendo estos materiales de manera «autónoma» allí donde los miembros del mismo han detectado, por sus contactos personales, que hay «necesidad» de materiales de protección dada la falta de distribución por parte de las instituciones.

Es más, los miembros del colectivo están inmersos en la elaboración de respiradores artificiales a través de un proyecto coordinado desde Valladolid, para lo cual estos profesionales están aportando propuestas de diseño, y en la adaptación de gafas de buceomodelo ‘Easybreath’ de la multinacional de productos de deporte ‘Decathlon’ como respiradores alternativos, encargándose en concreto de la pieza que conecta la máscara con el respirador.

«Todo de manera altruista. La ingeniería y la obra sale gratis», explica Rafael, indicando que a esta iniciativa se han sumado personas de diferente perfil profesional e invitando a la ciudadanía a sumarse a proyectos similares porque «todos podemos ayudar» a generar más recursos con los que combatir el Covid-19.

Fuente: Correo de Andalucía