¿Qué sabemos sobre la amenaza de muerte con balas que han recibido Pablo Iglesias, el ministro del Interior y la directora de la Guardia Civil?

  • Los sobres pasaron por el escáner en el centro de tratamiento automatizado (CTA) de Vallecas, donde fueron matasellados.
  • Correos asegura que el fallo ha sido del vigilante de seguridad del CTA por el que pasaron las cartas.
  • La entidad postal ha abierto un expediente a la empresa de seguridad subcontratada.
  • La carta no llegó a sus destinatarios sino que se detectó en el filtro de seguridad del Ministerio del Interior.

El pasado jueves 22 de abril, Pablo Iglesias publicaba en su cuenta personal de Twitter que había recibido una carta dirigida a él en el Ministerio del Interior con amenazas de muerte y cuatro balas. En la imagen compartida se puede ver una misiva con el mensaje “tu mujer, tus padres y tú estáis sentenciados a la pena capital”, los cuatro proyectiles y un sobre con el nombre del candidato de Unidas Podemos a las elecciones del 4-M de la Comunidad de Madrid y una dirección que corresponde con la del Ministerio del Interior.

En redes sociales ha comenzado a difundirse que la carta recibida por el exvicepresidente segundo del Gobierno es “un montaje” ya que “los controles exhaustivos de Correos no permiten el envío de balas”. Además, muchos usuarios señalan un sello estampado en el sobre que pone “a su procedencia”, lo que, según afirman, sería que la carta “no ha llegado a su destino y ha sido devuelto a su origen”. 

Os contamos qué sabemos.

Correos asegura que se ha debido a un fallo del vigilante de seguridad del centro de tratamiento automatizado (CTA) por el que pasaron las cartas

En total fueron tres las cartas con amenazas: una dirigida al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, otra a la directora de la Guardia Civil, María Gámez, y una tercera al exvicepresidente segundo del Gobierno y candidato a las elecciones a la Comunidad de Madrid por Unidas Podemos, Pablo Iglesias. Aunque desde el Ministerio del Interior todavía no han confirmado desde dónde se enviaron esas cartas, toda aquella correspondencia que entra a través de las oficinas de Correos y de los buzones instalados en las vías públicas se clasifica en los centros de tratamiento automatizado (CTA). 

Según adelantaba la Cadena Ser, una investigación interna abierta por el jefe de Seguridad de Correos, Javier Pumares, a la que también hemos podido acceder desde Maldita.es, ha concluido que los tres sobres pasaron por el escáner de seguridad del centro de tratamiento automatizado de Vallecas (Madrid), cuyas imágenes revelaron las balas en el interior, como han podido comprobar a través de las cámaras de vigilancia. Y achacan el fallo de seguridad al vigilante de la empresa subcontratada por Correos, INV Seguridad, quien no habría reparado en los proyectiles.

Captura de la imagen del escáner de Correos.

Si se hubiese seguido el protocolo, se habría avisado inmediatamente a la Policía y las misivas no habrían acabado llegando al Ministerio del Interior, donde finalmente detectaron las balas que contenían. Sin embargo, en la carta enviada por Pumares a la empresa, este asegura que gracias a las imágenes grabadas en sus equipos de protección han podido comprobar que los tres sobres “fueron matasellados e inspeccionados” en el centro de Vallecas.

De hecho, en la denuncia presentada ante la Policía Nacional por el ministro del Interior, a la que Maldita.es ha tenido acceso, se detalla que el sobre recibido tiene el matasellos de Correos del día 19 de abril de 2021.

La carta enviada por el jefe de seguridad de Correos también afirma que este fallo está tipificado como “un incumplimiento muy grave” por parte de la empresa subcontratada, por lo que Correos ha decidido abrirle un expediente. Además, solicita “la retirada inmediata del servicio” del vigilante de seguridad.

Captura del comunicado de Correos.

Desde Maldita.es hemos contactado con el Grupo INV, pero hasta la fecha de publicación no hemos tenido respuesta.

Según hemos podido comprobar en los reglamentos establecidos en varios temarios de oposiciones de Correos, “como norma general, se inspeccionan obligatoriamente a través del escáner tanto los envíos de correspondencia ordinaria procedentes de buzones, como los envíos de correspondencia de todo tipo que pesen más de 100 gramos”. En estos mismos temarios se especifica que “no se deben escanear los envíos mal encaminados, reexpedidos y devueltos”. Tal y como hemos explicado anteriormente, el sello “a su procedencia” se estampa en la correspondencia que es devuelta.

La carta no llegó a sus destinatarios sino que se detectó en el filtro de seguridad del Ministerio

Desde Maldita.es nos hemos puesto en contacto con el Ministerio del Interior desde dónde nos han afirmado que las cartas no llegaron a sus destinatarios (es decir, a Pablo Iglesias, a Fernando Grande-Marlaska y a María Gámez), sino que se detectaron en el escáner del propio ministerio. “Todas las cartas que llegan al Ministerio del Interior pasan por un filtro de seguridad. Esta lo hizo y fue donde se detectó de forma previa, así que no llegó a los destinatarios”, aseguran.

Consultados sobre el origen del envío, desde el Ministerio del Interior afirman que “la investigación acaba de empezar” y rechazan pronunciarseal respecto. Aunque según adelantó la Cadena Ser las misivas se enviaron desde un buzón de una calle de la Comunidad de Madrid, Grande-Marlaska no confirmó el origen en una entrevista en esta misma emisora: “Déjame que no dé más datos. La reserva es necesaria”, indicó [min 5:02].Tampoco la directora de la Guardia Civil, María Gámez, quiso aclarar si las misivas fueron enviadas desde un buzón y no desde una oficina de Correos en una entrevista en el programa Más Vale Tarde: “La investigación es aún muy reciente y es pronto para aventurarse”. 
Igualmente, desde el Ministerio del Interior aseguran que “las cartas llevan matasellos”, por lo que han sido enviadas desde este servicio. Por su parte, el departamento de prensa de Correos nos remite a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, que son quienes “están llevando a cabo una investigación sobre lo sucedido”.

Respuesta de Correos.

Desde Maldita.es también nos hemos puesto en contacto con trabajadores de la empresa postal que han asegurado que los sellos estampados en el sobre se refieren al centro de tratamiento automatizado (CTA) al que llegó tras ser recogida del buzón. 

Captura del sobre.

Sobre el sello “a su procedencia”, tanto trabajadores de la empresa como manuales operativos del grupo de reparto de Correos publicados por el sindicato USO (Unión Sindical Obrera) señalan que se estampa en aquellos envíos que son “devueltos”. 

Correos no ha tuiteado que las cartas “no han sido gestionadas por ellos”

Después de que se difundiesen las cartas dirigidas a Pablo Iglesias, María Gámez y Fernando Grande-Marlaska, comenzó a circular por redes sociales un tuit supuestamente escrito por Correos en el que la entidad habría tuiteado que la misiva “no ha sido gestionada por ellos”. Pero es un bulo. El supuesto tuit no ha sido publicado en la cuenta oficial de Correos ni hay rastro de la publicación en versiones archivadas. Además el departamento de prensa de Correos ha dicho a Maldita.es que la captura «es falsa».

Por lo tanto, se trata de un montaje.

Otros políticos que también recibieron amenazas a través de cartas con proyectiles dentro

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, la directora de la Guardia Civil, María Gámez, y el exvicepresidente segundo del Gobierno Pablo Iglesias no han sido los únicos políticos a lo largo de la historia quehan recibido amenazas a través de cartas con balas dentro. En 2007, Albert Rivera denunciaba que había recibido en su domicilio un paquete con “evidentes amenazas de muerte”. En la correspondencia llegaba una imagen de su cara con una bala clavada en la frente. Más tarde, las juventudes de ERC confirmaban que los autores eran militantes de su organización. 

Rita Barberá fue otra de las políticas que recibió amenazas con proyectiles hasta en dos ocasiones. En 2015, un sobre con una bala dentro que, según publicó La Vanguardia, no fue detectada en los controles habituales, llegó al Ayuntamiento de Valencia a nombre de Rita Barberá. Un año más tarde, la exsenadora del PP volvió a recibir una misiva con otra bala en su domicilio. 

Gerardo Álvaro, exalcalde del municipio madrileño Pozuelo del Rey, fue otro de los políticos señalados bajo amenazas con balas. En 2016, un sobre con la palabra “fuera” escrita llegó al ayuntamiento de la localidad con una bala en su interior. En esta ocasión, tampoco se detectó el proyectil y fueron las secretarias de Álvaro quienes descubrieron la bala después de que el cartero llevase la correspondencia al consistorio. 

También recibieron misivas con proyectiles dentro los políticos Javier Arenas, entonces vicesecretario general de Política Autonómica del PP, y Manuela Carmena, alcaldesa de Madrid en ese momento, aunque en sus casos, estas sí que fueron interceptadas por los escáner de Correos antes de llegar a los destinatarios. 

Bulos y desinformaciones sobre el voto por correo

Las cuatro, dos y una bala recibidas, respectivamente, por Pablo Iglesias, Fernando Grande-Marlaska y María Gámez a través de Correos han generado en redes sociales dudas sobre la fiabilidad de la empresa postal y un posible fraude electoral. “Si no hay control en Correos, ni más ni menos, en envíos de balas. Imagínate tu voto”, indica una usuaria en Twitter. Sin embargo, en Maldita.es ya os hemos explicado cómo funciona el voto por correo, cómo se custodia y cuáles son algunos de los bulos y desinformaciones con los que te la están intentando colar.

Fuente: Maldito Bulo

Redacción

Entrada siguiente

Denunciadas 15 personas que celebraban una fiesta en una azotea de la calle Feria

Lun Abr 26 , 2021
La Policía Local recibió varias llamadas de los vecinos alertando de la situación La Policía Local de Sevilla ha denunciado a 15 personas, todas ellas mayores de edad, que estaban celebrando una fiesta privada en una azotea de la calle Feria incumpliendo las medidas para evitar el contagio por el […]