El Virgen del Rocío de Sevilla operó más cánceres que nunca durante el estado de alarma

Más de cien profesionales aprovecharon que los quirófanos se quedaron vacíos por la suspensión de operaciones por Covid-19 para multiplicar su actividad y quedarse a cero en listas de espera

El Hospital Virgen del Rocío no perdió el tiempo durante la pandemia. Aunque el centro diseñó un plan de contingencia antes del, 14 de marzo en virtud del cual se suspendían todas las operaciones programadas no urgentes para volcar casi todos los recursos humanos y materiales en el tratamiento del coronavirus, los responsables de Cirugía del centro evaluaron la posibilidad de aprovechar esa ventana que se abría en los quirófanos por la amenaza de la Covid-19 para sacar adelante el mayor número posible de operaciones oncológicas.

«Cuando llegó la pandemia, no todo el mundo entendía que se podían operar a todos los pacientes de cáncer. Había desorientación y temor y mucha gente decía que en los casos que no

 fueran urgentes era mejor dejarlos con la quimoterapia y no operarlos hasta que pasara el riesgo de contagio. Hasta las sociedades científicas nacionales recomendaron sólo operar los casos más urgentes y complejos y aplazar los que pudieran continuar con quimioterapia», asegura Javier Padillo, director de la Unidad de Cirugía General del Hospital Universitario Virgen del Rocío.

Esas recomendaciones conservadoras, que conocía el Ministerio de Sanidad, las siguieron ocho de cada diez hospitales españoles desde el 14 de marzo. «Nosotros analizamos las posibilidades del hospital y la creación de circuitos de protección con los estándares europeos que garantizaran que no se infectaría ningún paciente al que fuéramos a operar», cuenta Padillo.

Ni los pacientes, con su sistema inmunitario deprimido por la quimioterapia, ni los profesionales que participaran en esa cirugía, más de cien de distintas disciplinas. «Nuestro objetivo era sacar adelante todos los cánceres que pudiéramos, los sencillos y los complejos», añade Padillo.El 80 por ciento de los hospitales españoles siguió las recomendaciones de sociedades científicas de demorar la cirugía oncológica que no fuera urgente por el riesgo de contagio de Covid-19. El Virgen del Rocío consideró que su plan de contingencia garantizaba la seguridad y acertó. Ningún paciente se contagió

El plan oncológico del Virgen del Rocío requirió la realización de convenios con las áreas de Radiología, Microbiología, Infecciosos y Anestesiología y estaba supeditado a la evolución de la pandemia en Sevilla porque para algunas de estas operaciones era imprescindible un posoperatorio de varios días en UCI. En Madrid o Barcelona no habría sido posible siquiera iniciarlo pero el coronavirus llegó casi diez días más tarde a Sevilla y lo hizo, además, con mucha menos intensidad. Aunque el riesgo de un contagio existía, el resultado final de este plan se ajustó a las expectativas de sus promotores: todos los pacientes salieron adelante sin que nadie se infectara.

«Hemos quitado cánceres de todo tipo, aunque sobre todo de hígado, páncreas y de colon. Gracias a la especial disponibilidad de los quirófanos que nos ofreció la pandemia, pudimos aumentar un 15 por ciento el número de operaciones respecto al mismo periodo del año pasado», explica Padillo. En el caso de los tumores colorrectales este porcentaje es del 100 por cien, es decir, justo el doble, de modo que se ha podido a dejar a cero el contador. El enorme esfuerzo de más de cien profesionales sanitarios de distintas áreas mereció la pena.

«No queríamos dejar que los cánceres avanzaran porque a veces, sobre todo en algunos órganos, ya no se puede hacer nada cuando llegan», añade Padillo. En algunos hospitales españoles que apostaron por la vía de aguantar con quimioterapia es justamente lo que ha ocurrido y algunos responsables se declararon horrorizados por lo rápido que habían avanzado algunos tumores. También ha habido contagios en pacientes en proceso de quimioterapia, de modo que si hubiera un rebrote en octubre esos esos hospitales actuarían seguramente de otra manera. Una encuesta realizada por la Sociedad Española de Colon revela que sólo un 20% de los hospitales españoles operó durante la pandemia los tumores no considerados urgentes.Se operaron el doble de tumores de colon y un 15 por ciento más de hígado y páncreas, entre otros. Se operó hasta el Lunes Santo y algunas intervenciones duraron más de diez horas

Fernando de la Portilla, jefe de la Unidad de Coloproctología , dice que «quizá nosotros fuimos los primeros que vimos esa ventana de oportunidad con todos los quirófanos abiertos. Hemos operado cuatro cánceres al día desde que empezó el estado de alarma y nos hemos quedado al día. Desde el 13 de marzo al 24 de abril de 2019 operamos 26 tumores colorrectales y este año, en plena pandemia, 50. Aunque se paró la mitad de la cirugía oncológica en España por el coronavirus, a nosotros no nos parecía lógico hacerlo cuando aún no teníamos gran avalancha de Covid-19 y reuníamos las condiciones para afrontar estas operaciones», dice.

Para De la Portilla, «si hubiéramos visto que el plan no funcionaba, lo hubiéramos parado, pero merecía la pena arriesgarse. El tiempo ha demostrado que acertamos y así nos lo han reconocido en otros hospitales que no se atrevieron por prudencia o por el temor a contagios. Sin las ayudas que nos prestaron los servicios de UCI hubiera sido imposible afrontarlo, porque las complicaciones existen y sin ellas los pacientes no hubieran salido adelante», dice.

Desde el 13 de marzo al 24 de abril, los profesionales del Virgen del Rocío operaron a 110 pacientes, 50 era de colon; 13 de tipo hepatobilial; 6 de tipo gastrointestinal, 9 peritoneal, y 12 de endocrino. «Hemos operado cuatro tumores por día en dos quirófanos. En otros lugares afrontan ahora una lista de espera quirúrgica grande y tardarán un mes o más en ponerse al día», dice el jefe de Coloproctología.

El Virgen del Rocío habría estado en condiciones de operar incluso a enfermos de otros hospitales, si hubiera sido necesario. «Los profesionales han hecho un gran esfuerzo y necesitan recargar pilas pero es una reflexión que hago —añade—, aunque para ello sería necesaria una visión global del sistema sanitario en España que no veo en este momento», dice De la Portilla.

El doctor Cristóbal Muñoz Casares
El doctor Cristóbal Muñoz Casares – HUVR

Para aprovechar esta ventana abierta por el coronavirus en los quirófanos se ha operado incluso en Semana Santa. «No hemos parado ningún día, incluso el Lunes Santo operamos. Ese día tuvimos una carcinomatosis con quimioterapia intraperitoneal de doce horas. Una cirugía radical que se aplica quimioterapia dentro del abdomen», asegura Cristóbal Muñoz Casares, coordinador de la Unidad de Cirugía Oncológica Peritoneal y Retroperitoneal. Su equipo, formado por 60 profesionales realizó 16 cirugías oncológicas de larga duración, entre carcinomatosis peritoneales y sarcomas. Todas salieron bien y ningún paciente se infectó. «Existía la sensación de que estos pacientes podrían tener más complicaciones por Covid-19 o incluso que saturarían las UCI pero aprovechamos la ventana de oportunidad y afortunadamente no se cerró. Muchos tumores no admiten demoras», asegura este cirujano.

Muñoz Casares agradece la colaboración de los profesionales de las UCI. «Estos pacientes requieren cuidados intensivos después de la cirugía y allí no nos pusieron pegas a pesar de la Covid-19. No ha habido complicaciones ni problemas y el tiempo que tuvieron que estar en UCI fueron cortos», dice. Y añade: «No podemos olvidar las víctimas colaterales del Covid-19 con infartos, ictus y otras dolencias que llegaban tarde. No queríamos que esto ocurriera en pacientes oncológicos porque el pronóstico se complica mucho con cualquier retraso», dice.

Vía: ABC

Redacción

Deja una respuesta

Entrada siguiente

La juez, dispuesta a investigar la intromisión de Marlaska en la causa del 8-M

Mar May 26 , 2020
El delegado del Gobierno en Madrid autorizó la manifestación feminista a pesar de que el 28 de febrero había recomendado a su personal medidas de precaución por el Covid-19 La investigación al delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco, por no prohibir manifestaciones entre el 5 y el 14 […]