El trabajo para hacer llegar comida a miles de sevillanos en tiempos de coronavirus

Es uno de los agentes más necesario y valorado en estos momentos. Sin duda, una crisis sanitaria va unida a una crisis social que afectará con más dureza a la población más vulnerable y, ante esta situación, los principales puntos a los que recurren las entidades benéficas en la lucha contra el hambre son los bancos de alimentos.

En Sevilla, la Fundación Banco de Alimentos, con sede en el Polígono Store, gestiona en la actualidad la alimentación de unas 42.000 personas a través de 291 entidades y colectivos sociales. No obstante, la coyuntura actual generada por una crisis sanitaria sin precedentes obligará a este organismo a atender a un mayor volumen de personas necesitadas en toda la provincia que, en palabras del presidente de la Fundación, Agustín Vidal-Aragón de Olives «se han visto sorprendidas por esta situación y en la necesidad de realizar una petición de ayuda alimentaria».

Una dura situación ante la que el Banco de Alimentos de Sevilla garantiza su funcionamiento «a pleno rendimiento» y para lo cual se encuentra inmerso en una importante reestructuración de su trabajo que le ha obligado a modificar sus planes de funcionamiento, prioridades y campañas tanto de recogida como de entrega de alimentos.

«Es muy importante el esfuerzo que ha habido que hacer, y que estamos haciendo para adaptarnos a las circunstancias que cambian cada día. En este punto, me gustaría reconocer la dedicación, esfuerzo y trabajo que todo el personal y voluntarios del Banco de Alimentos están haciendo para acometer este reto», explica Vidal-Aragón de Olives.

En sólo dos semanas de aislamiento social, en el Banco de Alimento han notado ya un aumento de las necesidades de los colectivos más vulnerables. Su presidente admite una «avalancha» de peticiones que se están gestionando con la coordinación de los servicios sociales del Ayuntamiento de Sevilla, y de todos los ayuntamientos de la provincia, que son los que los dirigen a las entidades con las que colabora el Banco y que les pueden ayudar. Para poder dar respuesta a ese volumen de nuevas necesidades y que todas las entidades tengan su alimento preparado, Vidal-Aragón de Olives explica que se ha tenido que adelantar en un mes toda la entrega del Programa Europeo de Ayuda a las personas Desfavorecidas (FEADS) que normalmente se hace en tres meses. Es decir, sólo en 15 días, el Banco de Alimentos ha entregado a casi 150 entidades los alimentos del programa FEADS, siendo un total de 105.000 kilos de alimentos de primera necesidad, al igual que se ha programado la entrega a las 110 entidades que no pertenecen a este programa, que suponen otros 100.000 kilos de alimentos, que se repartirán a lo largo de las próximas semanas, dice el presidente.

Una de las acciones de recogida de alimentos que se han suspendido es la llamada Operación Kilo Primavera, que supone una fuente importante de stock de alimentos en los almacenes que el año pasado supuso la recepción de más de 280.000 kilos de alimentos. Durante los meses de interrupción de ésta y otras acciones, que han quedado aplazadas al menos hasta los meses de verano, los almacenes de los bancos de alimentos tendrán que hacer auténticos malabares para rentabilizar al máximo sus existencias. Es por ello que el Banco de Alimentos de Sevilla se ha visto obligado a reinventarse para captar alimentos durante esta crisis «en la que toda la ayuda es poca».

Vía: Diario de Sevilla.


Redacción

Deja una respuesta

Entrada siguiente

El Hotel Alcora empieza a recibir pacientes tras ser adaptado como hospital

Lun Mar 30 , 2020
El Hotel Alcora de Sevilla ha empezado este domingo a recibir pacientes con coronavirus (Covid-19) después de haber sido adaptado como hospital. Así lo ha informado en una publicación de Twitter el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, que concreta que el edificio recibirá a personas mayores internas en residencias […]
Hotel Alcora