Facebook
Twitter
YouTube
Instagram
Google+

Tendencias de invierno

Cuando la gente se entera que me dedico a informar sobre moda, lo primero que me pregunta es qué se va a llevar en la siguiente estación. Entonces servidora saca su arsenal de interjecciones porque no es fácil explicar en una pincelada lo que veremos en las calles, por ejemplo, este otoño-invierno. Porque, sencillamente, se va a llevar de todo; sí, todo lo habido y por haber. Y así llevamos desde que el 2000 inició su andadura. ¿Motivos? Uno de ellos que los principios y finales de siglo siempre son para tomar impulso, ver el panorama y realizar las pertinentes estrategias. Claro que en esa fase llegó la crisis y mandó parar. Mandó parar también en la moda, que se ha dedicado a ir al ritmo que dictaba la calle y, cómo no, las redes sociales, que se están convirtiendo en el cuarto poder.

tendencias-moda-2017Si observamos, hay poco nuevo bajo el sol cada temporada.  Se avanza en la moda sostenible, ecológica, pero sigue primando el “low cost”. Se investiga sobre tejidos vinculados a las nuevas tecnologías, pero, por lo expuesto hasta el momento, estamos muy alejados de aquellos hitos que se marcaron en las distintas décadas del siglo pasado. En plan jocoso suelo comentar que lo importante es tener una casa grande (una quimera para la mayoría en los tiempos actuales) para guardar las prendas de anteriores temporadas, no sólo las de abuelas, madres y tías sandungueras. Prendas mucho más jóvenes que las denominadas vintage, que como saben tienen que tener como mínimo veinte años.

Pero, ¿qué se llevará este otoño-invierno?  Pues todo lo excesivo. El barroquismo elevado a la enésima potencia, como si hubiera una necesidad imperiosa de derrochar después de tanta contención. Veremos colores, aunque siempre el negro tendrá sus minutos de gloria; las telas de tapicería en vestidos, abrigos, faldas…, los brocados, con ese brillo de cortina con pretensiones; los estampados animales que nunca fueron santos de mi devoción, tipo el de leopardo. El terciopelo incluso en ropa deportiva, que sigue pujante. Las chaquetas y abrigos militares con todos sus galones, alamares, entorchados y demás apliques;  los años ochenta, que dicen que fueron nuestros; el grunge de los noventa.  Las capas, los lunares, los estampados de dameros en blanco y negro, en pata de gallo, las rayas…El romanticismo empolvado de los tutús de las bailarinas y los trajes de ejecutivas de hace una década, el estilo marinero de toda la vida, sí, incluso en invierno; el punto artesanal en todo tipo de prendas…Como para no soltar un sinfín de interjecciones. Cada firma presenta todo este amplio abanico en sus colecciones no sea que se quede fuera del  mercado. Del mercado de las modas. Sí, así, en plural. Porque las modas sí que son pasajeras, aunque ahora lleven instaladas un tiempo entre nosotros, porque han encontrado en las redes sociales, los blogueros y las “influencers” su gran altavoz. Un altavoz al que hay que atender empresarialmente.

tendencias moda 2017Pero luego está la moda en singular, que es eterna. Lo “chic”, un término para definir lo distinguido, lo exquisito, que empieza a desbancar al mal interpretado de “glamour”. Lo “chic” esta temporada que está a la vuelta de la esquina será todo lo que esté en las antípodas de lo anterior. Es decir, lo neutro, esos colores y esas hechuras que perviven toda la vida y que son tan necesarias para ese día a día tan vital. La oferta festiva y de “postureo” es interminable, pero la práctica de ir a trabajar, a comprar o de paseo con la familia; es decir, la rutina que hay que vestir, es bastante menguada. La moda trabaja para el fondo de armario; para un fondo de armario funcional, alejado de brillos y excesos, pero sin dejar de ser femenino, sofisticado, pero discreto. En toda esta almoneda de tendencias, que cada cual busque la suya para cada momento y ocasión.

Clara Guzmán (telademoda.com) en colaboración con Sevilla.net

Los comentarios están cerrados.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial