Facebook
Twitter
YouTube
Instagram
Google+

Objetivo: ser la invitada perfecta

La guía definitiva para acertar con tu look en cualquier celebración de primavera.

En primavera, más que las flores brotan las celebraciones. Bodas, comuniones, graduaciones que se convierten en todo un rompecabezas para el que tiene que elegir el look perfecto como invitada. Mucho se habla del dress code y el protocolo con el que acertar en estas celebraciones de primavera pero realmente es mucho más sencillo de lo que parece. Sólo utiliza la lógica y opta siempre por la mesura.

Se dice que en estas ocasiones siempre “menos es más”, así que teniendo esta frase como ley universal y utilizando la cabeza para algo más que para colocar un tocado, vamos a repasar las reglas básicas para encajar como invitada perfecta en cualquier festividad primaveral.

Empecemos por la más compleja, la que exige un protocolo más estricto a la hora de vestir y que deberás conocer a la perfección si quieres acertar. Aquí va el manual definitivo para ser la invitada perfecta a una boda:

Construyendo la casa por el tejado, comencemos por el complemento estrella, los tocados. Pensemos en la función básica de un tocado. Exacto, resguardarnos del sol, por eso estos complementos se deben reservar siempre para bodas de mañana.

Hay un estricto código a la hora de lucir un tocado: ha de ir siempre en el lado izquierdo porque con el brazo derecho deberás agarrarte a tu acompañante, si lo llevas, eso no es imprescindible. Si llevas un vestido palabra de honor o de tirantas finas, deberás prescindir de llevarlo pues deben combinarse con vestidos o blusas con los hombros tapados. Por respeto a los demás comensales, deberás retirarlo cuando te sientes a la mesa.

Sí, quizás es un código algo obsoleto pero las normas están para cumplirlas aunque hay alternativas igual de correctas que están muy de moda, por ejemplo las coronas con aplicaciones, las diademas o las pequeñas tiaras que ha puesto de moda la casa Yves Saint Laurent. Las coronitas de flores déjalas mejor para los festivales y por si alguna vez te pasas por Coachella.

Para las bodas de mañana están reservados los vestidos con el largo a la rodilla o corte midi si lo que te gusta es arriesgar y seguir las últimas tendencias. Una opción 100% acertada para un compromiso de día es lucir un dos piezas en el que la camisa es el elemento inamovible y puedes combinarla según tu gusto, y la forma de tu cuerpo, con unos bonitos palazzo, una falda midi con vuelo o la clásica falda de silueta lápiz. Triunfarás si le das a tu look un toque masculino y arriesgas con un traje de chaqueta formado por un blazer y un pantalón. ¿Sabes qué es lo más en las alfombras rojas? Lucir estos tuxedo, trajes masculinos, con zapatos del mismo aire, blucher acordonados. Atrévete a dejar los tacones en el armario.

Es lógico que la paleta de color para una boda de mañana debe ser alegre y radiante. Acertarás con colores cálidos como el mostaza, el amarillo y toda la tonalidad de buganvillas y rosados. Los colores fríos como el azul serenity o los verdes encajan a la perfección. Nunca escojas el negro, reservado para la noche, ni el blanco, reservado exclusivamente para la novia.

Ahora bien, las bodas de noche son más elegantes, más sobrias y entran en juego los espectaculares vestidos largos. De noche no podrás lucir pamela pero sí tocados discretos o complementos como pequeñas diademas o aplicaciones metálicas en el pelo como horquillas o pasadores.

Están permitidos los brillos, el color negro y toques más atrevidos como ciertas transparencias o aberturas cut out en las prendas. Eso sí, siempre recordando nuestro lema “menos es más”.

¿Una opción muy de moda que nunca falla? Los monos. La ventaja de estas prendas es que son muy prácticas, fáciles de combinar con complementos y además puedes utilizarlas tanto para bodas de día como bodas de noche.

 

Los comentarios están cerrados.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial