Facebook
Twitter
YouTube
Instagram
Google+

Dar en el blanco

Los otros días, como decimos en Ceuta, mi tierra, leía la columna semanal de mi colega María Vela Zanetti, una de las pocas intelectuales de la moda que en España son. Me sorprendí cuando atribuía la frase “el blanco borra la edad” a la matriarca Rose Kennedy.  Sí, la madre de toda esa saga de políticos norteamericanos. Servidora, fiel seguidora de la inefable Coco Chanel, siempre se la había adjudicado a ella.  Esa y la de que si quieres que te vean, vístete de negro.

tendencia-blanco-ropa-mujerEntonces me puse a pensar en ese aluvión de información que aparece a diestro y siniestro en las llamadas redes sociales, a veces, muy asociales. Resulta que una frase de Benedetti se la firman a Paulo Coelho en el muro de tu cuñada. Y en el del primo de tu jefe a Einstein. El desconcierto se incrementa al no saber si otras tantas frases de las que desconoces a ciencia cierta su autor estarán bien atribuidas o será el azar el que las espurrea al buen tuntún.

El blanco siempre ha significado pureza, virginidad (acuérdense del estribillo de la canción: blanca y radiante va la novia) luz, optimismo, perfección, inocencia… Pero si nos excedemos y lo hacemos monocromático, puede ponerse en las antípodas y transmitir frio y aislamiento.

Conclusión: Dar en el blanco no es fácil, aunque el blanco es un color que siempre está de moda, sobre todo en verano. Este año lo veremos también por las calles o en las fiestas. Así lo han establecido, por ejemplo, Chloé, Michael Kors o Balmain. (en las imágenes).

Para resolver este galimatías se puede acudir al libro que escribió Carole Jackson, “El color de tu belleza”, que ya tiene unos años. Con decirles que hizo furor en Estados Unidos en la década de los ochenta del siglo pasado… Consistía en dividir a mujeres célebres de nuestro tiempo según la estación del año.

blanco-moda-mujerSu teoría del color se basaba en la paleta de tonalidades que más favorecen a la piel y al aspecto de una persona. A través de su estudio, Jackson designó mujeres “verano” a Candice Bergen o  a Marisol, mientras que Jane Fonda o Meryl Streep serían mujeres “otoño”.

Cuando me puse a estudiar sobre el color blanco en la moda me sorprendió que al principio de los tiempos del fulgor de Hollywood las actrices se exhibían en la alfombra roja con vestidos blancos.

En 1931, Coco Chanel, después del éxito de su “vestidito negro”, decidió crear modelos de noche blancos. Pero, al César lo que es del César y cada palo que aguante su vela, porque la que verdaderamente triunfó en Hollywood fue Madeleine Vionnet, que combinó el blanco satén o la distinguida seda con el hábil corte al bies que la haría famosa. “El resultado- escribe Charlotte Seeling- fue un brillante vestido de satén, quintaesencia del sex-appeal. Así parecía cosido directamente sobre la modelo; se pegaba a la piel y sólo podía retirarse con la ayuda de una plancha. Su principal cualidad, reflejar los focos, lo convierte en la mejor arma de las actrices- especialmente las rubias- para hacer apariciones memorables”.

Es verdad que el blanco significa también honradez.  Ahí tenemos esa canción “España, camisa blanca de mi esperanza”, que Víctor Manuel compuso  inspirada en un verso de un poema del poeta social Blas de Otero.  Lo mires por donde lo mires, el blanco no puede estar más de moda este verano.

Clara Guzmán (telademoda.com) en colaboración con Sevilla.net.

 

Los comentarios están cerrados.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial